Los recuerdos son una mierda

lunes, 9 de mayo de 2011

Por qué nos mienten, nos engañan, nos mantenien en una realidad paralela falsa que jamás exisitió; es así.

Por poner un ejemplo, uno de mis mejores recuerdos infantiles estaba relacionado con un helado llamado Colajet que se comercializaba cuando yo era pequeña.
Era un helado que me gustaba mucho de los que llevaba premio en el palo de madera.
Un día, dejaron de hacerlo y yo ni me di cuenta por que ya no comía helados y no pasó nada, el mundo no se paró, el cielo no se derrumbó sobre nuestras cabezas, ni el universo implosionó.

Y entonces un día, un soberano imbécil, te empieza a hablar de los dichoso Colajets, y como ya no se venden y uno de tus único 10 recuerdos felices de infancia está asociado al polo de marras, vas y entras en crisis y te mueres en ese momento por que tu vida sin poder llevarte un Colajet a la boca, no tiene sentido ni un segundo más y sino fuera por que te acabas de morir, no dejarías de pensar en lo mucho que te gustaba ese polo, y en lo bien que sabía, y lo mucho que refrescaba y un largo etc de cosas maravillosas que te pasan única y exclusivamente, cuando podías comerte ese helado.
Tú ni te acordabas, pero ahí está, te han habaldo de él y ahora tu vida te partece una mierda.

Y pasan los meses, y los años y un día vas con unos amigos y pasas por delante de una tienda de barrio enana y destartalada, y de repente uno de tus amigos para en seco y mira con ojos desorbitados el cartel de los helados, tú le preguntas que qué pasa y él con voz estrangulada y lágrimas en los ojos, responde,
-Lo he encontrado.
Tú le preguntas que qué es lo que ha encontrado, pero él no puede responder, está demasiado impresionado, así que miras el cartel con detenimiento y lo ves, allí está, el Colajet regresando del mundo de los helados difuntos.
Entonces cruzamos nuestras miradas y sin decir nada lo supimos, ambos éramos fans del Colajet.
Y después un pensamiento horrible cruzó nuestras mentes nublando nuestra alegría, y tampoco hizo falta que dijéramos nada, por que también lo sabíamos, ¿y si era un cartel antiguo, pero muy antiguo, como de hace 20 años al menos, y en realidad no tenían Colajet?
Era el momento de enfrentar la realidad, entramos, nos cogimos de la mano para infundirnos valor y él dijo;
-Dos Colajets, por favor.
Y entonces, el Sr. tendero, se dirigió al congelador de los polos, lo abrió, removió un poco, y sacó los dos Colajets.
El tiempo se detuvo, se oyó música celestial, y después el sonido de nuestros corazones latiendo aceleradamente lo invadió todo y finalmente, salimos a la calle.
Abrimos con respeto místico el helado, nos lo llevamos a la boca y...joder, no hay para tanto, es un helado bien normalito.

Menuda decepción.
Y claro, ahora puedes encontrar Colajets por cualquier parte, y por descontado, no les hago ni puto caso.

*En mi pueblo un polo es un helado.
**También era muy fan de Tiburón, otro helado que desapareció, pero visto lo visto, no me atrevo a pedir que vuelva.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Sí, sublimamos y acomodamos los recuerdos a lo que necesitamos de ellos.
Buenísima tu entrada de hoy, Ender.

emejota dijo...

De ello se trata. También nuestras papilas gustatorias se deterioran. Beso.

iolanda dijo...

jajajajaaaa ay ender, te comprendo peroo sólo puedo reirme, y es que, a mi, lo "transdedental" sólo me dura un minuto, soy la típica persona "superficial" que las cosas buenas las recuerda con nostalgia alegre (como una abuelita charlatana contando batallitas) pero, no dejo que se cuele la tristeza pena o agonía, mi chico me dice que tengo memoria selectiva, sólo me acuerdo de lo bueno...

me ha gustado tu percepción.
Besitos,

Isa (im-perfecta y buenrollera) dijo...

jajajajaja

¡¡¡qué bueno!!! hay cosas que nunca vuelven a saber como cuando eras pequeña y hay otras que solo con olerlas de lejos te llevan de nuevo a la infancia casi sin darte cuenta.

PD.- Mi polo favorito era el Frigo Dedo...

diego dijo...

:D :D ¡Buenísimo, Ender!

Isa (im-perfecta y buenrollera) dijo...

jajaja

los recuerdos de la infancia siempre defraudan un poco... ni las cosas son tan grandes ni tan intensas como te parecían de pequeño.

P.D.- mi polo (aquí tb lo llamamos así) era el frigodedo ¿lo siguen haciendo?

Ender dijo...

Pues no, el frigo dedo pasó a mejor vida, pero nos queda el frigo pie :D

Kullman dijo...

No se al de hace 20 años, pero el actual Cola-Jet no se parece en nada al de hace 30 años, que era de base cuadrada (mucho menos definido).

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.