Las sonámbulas

viernes, 27 de marzo de 2009

En mi ciudad natal vivían una mujer y sus hija, que caminaban dormidas.

Una noche, mientras el silencio envolvía al mundo, la mujer y su hija caminaron dormidas hasta que se reunieron en el jardín envuelto en un velo de niebla.
Y la madre habló primero:

- ¡Al fin! -dijo- ¡Al fin puedo decírtelo, mi enemiga!
¡A ti, que destrozaste mi juventud, y que has vivido edificando tu vida en las ruinas de la mía!
¡Tengo deseos de matarte!

Luego, la hija habló, en estos términos:

- ¡Oh mujer odiosa, egoísta y vieja!
¡Te interpones entre mi libérrimo ego y yo!
¡Quisieras que mi vida fuera un eco de tu propia vida marchita!
¡Desearías que estuvieras muerta!

En aquel instante cantó el gallo, y ambas mujeres despertaron.

-¿Eres tú, tesoro? -dijo la madre amablemente.

-Sí; soy yo, madre querida -respondió la hija con la misma amabilidad.

Gibran Khalil Gibran

13 comentarios:

Daisy dijo...

besucos...emo roleyes

mariajesusparadela dijo...

No conocía yo a un Gibran tan duro y terrible.
Porque¿vivimos mientras soñamos o mientras estamos despiertos?

Ender dijo...

Daisy, y el emo que emo transmite? :D

Maria Jesús, este poema me lo hizo llegar un amigo que sabía que me impresionaría por su dureza pero también por hablar de algo tan ancestral cómo es la rivalidad entre hombres o mujeres dentro aunque sea dentro de la familia.

Yo los demás no sé, pero yo tengo claro que vivo cuando estoy despierta pero también cuando estoy dormida y mis sueños son para mi experiencias reales.

Marc dijo...

sabes... qué casualidad este texto aparece en el libro Prisma A2 que utilizamos en la escuela para enseñar español, concretamente para ver el contraste entre el uso del pretérito imperfecto y del pretérito indefinido jeje... muy bueno!

Ender dijo...

Hola Marc, pues sí, vaya casualidad :D

Yo lo leí hace mucho y no sé por qué, el otro día me vino a la cabeza y me puse a buscarlo, creo que nisiquiera es un texto muy conocido de Gibrán.

Uy, los pasados de nuestra lengua son complicadetes, eh :DDD

Daisy dijo...

El emo significa que yo creo que hay cosas por las que debes pasar página y olvidar.

y los besucos son para animarte a ello.

CHucky dijo...

¡Por Diosito! Ender: ¿qué haces?!

Con la de cosas interesantes que están pasando... que si la hora del planeta... que si el España-Turquía de fútbol... y tú aquí, publicando filosofo-poesía...

¿No te da vergoña?

¡¡¡No se te ocurra volver a poner textos de Gibrán, no sea que a la gente le de por pensar!!!

P.D (seria): no recuerdo como llegué a Gibrán; creo que fue en el instituto, en clase de religión (sí: tuvimos un profesor que nos dio religión, no catolicismo) o tal vez en clase de filosofía... el caso es que hace mucho, mucho tiempo, en una librería muy, muy lejana (la maravillosa casa del libro de la Gran Vía madrileña; huid insensatos) paseando entre miles (qué digo miles: cientos) de estantes vi un librito pequeño de Gibrán y no lo dudé: me lo compré.
Es la ostia.

Hawai dijo...

A mí me ha gustado, me parece una metáfora de la realidad muy acertada.

Conozco algo de la poesía de Gibran, era un amante de las rosas.

Bicos!!!.

tetealca dijo...

Ni siquiera en sueños creo que una madre sea capaz de decir eso a una hija.
Un abrazo.

Ender dijo...

Chucky dudé mucho si dedicarle la entrada al partido o a Gibrán, ha sido una decisión difícil ;P

Yo lo conocí a través de mi madre, aunque este texto me lo mostró un amigo, que por cierto, estaba en un libro que le prestó mi madre :D

Haw, lo de las rosas no lo sabía :D

Daisy ****

Tetealca, en realidad de lo que habla el poema es del hecho de que además de familia, somos personas, el atavismo del ser humano está presente en todas partes y es algo demostrado que las afinidades hombre-mujer, marcan algunas dinámicas familiares.
Las relaciones entre madre e hija, son, tal vez, las más complicadas dentro de una familia y el poema refleja muy bien estas tensiones internas, a menudo inconscientes.
Saludetes

ZOLDAR dijo...

Menos mal que ni soy madre ni soy hija, porque si fuera madre y le dijera eso a mi hija... uffff. Y si fuera hija y le dijera eso a mi madre... pa qué contarte.

La cuestión es... ¿En vivo y en directo se dirían también esas cosas en el momento oportuno? ¿o solo logran liberar sus sentimientos cuando ni la una ni la otra son conscientes?

No sé, lo de pensar me queda grande. 1 besito wapa.

Ender dijo...

Zoldar, en vivo y en directo, tal vez esas cosas no se dice, pero se dicen otras, tal vez no tan escondidas dentro de nosotros.

En el caso del poema, el autor utiliza el sueño cómo símbolo de la parte inconsciente de nosotros mismos.

No me creo que lo de pensar te quede grande :D

Besitos

Anónimo dijo...

Tienes razon en Mexico decimos que mujeres juntas ni difuntas. Gibran dice en su libro "El loco" que al perder "su mascara" pudo sentir la luz en su rostro y el deseo de quitarle sus mascaras a la sociedad. Este poema muestra una de las "mascaras" que como sociedad tenemos, las madres deben fingir que solo sienten amor hacia sus hijos y los hijos deben negar el rencor que tienen a sus madres. Existe un culto hipocrita y absurdo hacia las madres, al menos aqui en Mexico.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.