360°

sábado, 31 de diciembre de 2011

Si una revolución es un giro de 360º, este año he revolucionado; o sea, que acabo justo dónde empecé, o más o menos.

He empeorado en el trabajo en sueldo y horario, aunque he ganado en tranquilidad y en compañerismo y me he alejado de un ambiente tóxico y de gente que tiene alucinaciones colectivas, lo cual no es que sea bueno, sino que es necesario.

Seguimos sin ser padres y a pesar de que el tercer intento era nuestro límite, sobretodo el mío a nivel emocional, vamos a intentarlo una cuarta.
El proceso para hacerlo, que amenazaba en ser largo, largo, largo, está en marcha y de momento no hay nada que evidencie que no podemos ser padres.

He buscado una nueva vía de ayuda útil para afrontar este difícil trago, acudiendo a una psicóloga que trata de que no sea tan dura conmigo misma y sobretodo, no me juzga ni me da consejos que no he pedido, ni me habla de casos parecidos al mío, cosas que ya no soporto más. 

Acabo el año con menos amigos, por que no me van las medias tintas y o estás o no estás; amigos de borrachera no necesito.

Pero sobretodo, un día desperté y me sentí feliz, tranquila y en calma, algo que había olvidado, y me di cuenta de lo mal que había estado.
He estado tan triste, tan decepcionada, tan enfadada, tan resentida, que ni siquiera he estado viva.
No basta con ser fuerte o resistente, es necesario encarar las cosas con perspectiva, y con algo de alegría.
Es necesario escuchar a los tuyos cuando te dicen que pasará, y si no te lo dicen, pedirles que lo hagan.
Es necesario reir, es necesario llorar, y gritar, y estar en silencio.
Es necesario vivir cada minuto de tu vida, aunque sea en el mismo infierno, por que es tu tiempo y no va a volver y al final sólo te quedan trozos de vida vacíos, borrados, extirpados.
Hoy me siento tan tranquila, tan confiada, tan invencible, que puedo vacíar los dos platos de la balanza y dejar que el nuevo año los llene de nuevo.

Por eso acabo como empecé; sin nada y con todo por venir.

*P.D. Al fin del mundo le pido, que si de verdad quiere manifestarse en 2012, no me pille preñada, que al menos pueda emborracharme, comer jamón serrano a todas horas y llevar una mala vida.

Diferente

lunes, 26 de diciembre de 2011

Ser diferente a veces es una meta casi inasumible, pero hay muchas formas de ser diferentes, unas más llevables que otras.
La diferencia física, por descontado, es la más visible, y la que peor se lleva, para el que la ostenta y para el entorno.

La semana pasada me tocó dar formación a gente nueva, en principio iban a ser 12 personas de las que sólo se presentaron 11, de las que a mitad de formación se descartó a dos por haber trabajado ya en la empresa y ser despedidos y acabando a las 6 de la tarde con 7, una por la tarde no vino por encontrase mal y otra tenía cosas que hacer antes de acabar la formación.
Entre los futuros nuevos compañeros había una mujer con la cara completamente desfigurada por quemaduras. 
Las quemaduras se extendían por una parte indeterminada del resto de su anatomía asomando hasta sus manos.
Era impactante de ver. 
No horrible, espantoso o desagradable, pero sí impresionante.

Nos sentamos alrededor de la mesa de formación y ella se sentó justo a mi lado izquierdo, siendo la persona con la que peor contacto visual tenía.
Lo natural, tal y como estábamos sentados, era que empezase a hacer la ronda de contacto visual por la persona que tenía justo enfrente acabando por la última persona de la mesa antes que yo, la chica que tenía a mi izquierda.
Cuando acababa, la siguiente ronda la hacía justo en sentido contrario, empezando por mi izquierda y acabando por la persona de enfrente.

Cuando llevaba unos 20 minutos de formación me di cuenta de algo que hacía instintivamente después de empezar la ronda por la chica de mi izquierda, justo después de mirarla a los ojos, yo bajaba la mirada.
Lo cierto es que cuando me di cuenta, me quedé desconcertada.
No es que me diera reparo, miedo o asco mirarla, lo cierto es que no me costaba nada mirarla a la cara, pero mi inconsciente me traicionaba y tras contemplarla mostraba, ¿vergüenza?.

Supongo que estamos programados para miles de cosas y para esta también.
Mi cuñada se quemó una mano hace años y está cansada de todo lo que tiene que oir sobre el aspecto de su piel, y sólo es una mano. 
Si eso lo extrapolamos a la cara y al resto del cuerpo, no quiero ni imaginarlo.
Bromas, chistes, motes...

En cuanto fui consciente no me costó nada mirarla como al resto de la gente, con normalidad, manteniendo la mirada como con el resto; al final de la formación sólo era una chica más en la mesa.
Pero yo, no pude evitar sentirme decepcionada de mi misma por mi reacción.
Después, pensé que estaba siendo muy dura conmigo misma, a pesar de que no muestro sorpresa con facilidad y que es difícil leerme en la cara emociones de rechazo a otros, todos nos sorprendemos ante lo distinto, o al menos las primeras veces.

Lo importante no es el primer momento, cuando ves algo que no es común, lo importante de verdad, es lo que haces luego.
Tal vez la normalidad no está en el cuerpo de los demás, sino en nuestros ojos.

Cosas que no II

sábado, 24 de diciembre de 2011

No os deseo felices fiestas, ni feliz Navidad, ni nada de eso.
Anda y que le den a las fiestas, que a la familia hay que quererla, o no, todo el año y no hacer el paripé en diciembre.
Ea!

Cosas que no se pueden hacer para fiestas

jueves, 22 de diciembre de 2011

Imaginaos la situación, medio pomelo y yo en la visita de la ginecóloga tras el tercer aborto pidiendo que se incice ya el procedimiento de infertilidad para nosotros.
La ginecóloga nos dice que la media para que te llamen era, hace dos años, de dos años, pero que ellos tienen un procedimiento por el que de entrada te piden una analítica para ver los cariotipos y con eso pasas antes.
Al final decide que me va a mandar dos analíticas, la primera se tiene que hacer entre el día 2 y 4 de la regla y la segunda entre el 20 y el 22 y para que sirva no se puede hacer en otras fechas, sólo en esas.

Resulta que el primer mes después de la visita no puedo por que entre los días 2 y 4 estoy en Mallorca de vacaciones, total, me han dicho que tardan bastante en llamar así que no pasa nada.
Mientras, me mandan una carta dándome visita en tan solo 2 meses tras la petición de la prueba.

Para la regla siguiente pido hora sin problemas, me hacen una analítica de 6 tubos que no quiero ni acordarme de cómo fue, pero lo logramos, ellas sacar todos los tubos de mis míseras venas y yo no desplomarme ni de dolor ni de debilidad.
Me dicen que la analítica tarda un mes, o sea, que estará el día 17 de diciembre, sábado para más señas.

Hace unas semanas he llamado a mi ginecóloga, pido cambiar la visita del 25 de noviembre, que no sirve para nada por que los resultados aún no estaran, por una fecha cercana al 19 de diciembre, que es cuando tengo que tener los resultados para el departamento de infertilidad.
Me dicen que llamo demasiado pronto, que las visitas para mediados de diciembre no están abiertas y que llame en dos semanas, pero que tenga claro que hasta enero no me dan visita, por que hay muchas fiestas y son días malos para dar visitas.
¿¿¿???

La segunda parte de la analítica, o sea, los días 20-22 del ciclo, caen en la semana del 6 y 8 de diciembre, mi chico trata de programarme la analítica y le dicen que no, que esa semana no trabajan, que hacen puente como método de ahorro.
Cómo es una analítica muy específica, no tengo alternativa de programarla en otro centro que abra en esas fechas, no me la hacen y punto, poco importa que en mi caso no se pueda programar otro día.
A día 5 de diciembre no sabemos quién nos va a dar los resultados de la analítica, eso si está y además, de las dos pruebas que me pidieron, sólo voy a llevar una.

Finalmente, una semana antes de la visita, medio pomelo va a recoger los resultados de su analítica a su doctora de cabecera, que es la mía también, le pide por favor si ella puede acceder a mi analítica y que se la de.
Vale, se la da, pero no toda, esta prueba consta de un análisis de sangre pero hay otra parte a la que ella no puede acceder por que sólo lo ve la ginecóloga que la pidió.

Total, que el 19 de diciembre, me presenté en el Hospital de San Juan de Dios, con una analítica parcial y de dos que me solicitaron.
Para la próxima me han pedido que pase por la ginecóloga a recogerla y que se la lleve, pero por si acaso, cómo no, me han pedido otra, más completa, calculo que esta debe de ser de unos 20 tubos, y ya no te pinchan, te abren con un machete, ponen un cubo debajo y recogen la sangre por litros.

Pero no, con los recortes la sanidad pública no se ha resentido, eso que quede claro.

Tombola, tombola

domingo, 18 de diciembre de 2011

Mañana, para bien o para mal, empieza una nueva etapa en nuestro camino para intentar ser padres.
Estoy tan nerviosa que ya no estoy ni nerviosa.

Mañana saldré de la visita de una doctora completamente deshecha, sin saber todavía nada, o con noticias llenas de esperanza.

Ha sido duro llegar hasta aquí, pero sobre todo, nos ha consumido, como personas y como pareja.
Ha puesto a prueba nuestra paciencia, nuestro amor, y el amor de los que nos rodean.
Han sido los peores momentos de nuestra vida.

Pero mañana, pase lo que pase, y decidamos lo que decidamos, sabré que hemos hecho todo lo que emocionalmente estaba en nuestras manos; y eso y sólo eso, nos da fuerzas para mirar al futuro.
Aunque eso signifique desmontar la habitación que guardábamos para ti, querida hija, y convertirla en cualquier otra cosa.

Deseadnos suerte.

Cosas que no I

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Pesadilla antes de Navidad NO es una película dirigida por Tim Burton.
La película fué dirigida por Henry Selick.

Hombre ya, coño, joder!

Malas compañías

sábado, 10 de diciembre de 2011

Yo he sido siempre la clásica niña buena, obediente, tranquila, cumplidora de toda regla, etc.
Así que la primera vez que escuché de mi que era una mala influencia me quedé un poco perpleja.
A partir de aquella primera vez, lo oí muchas otras veces más y con el tiempo, más y más y más.

Los novios de mis amigas me temen y son los que más a menudo plasman esa idea de que soy persona a evitar, da lo mismo sobre qué, una peli que ir a ver, una iniciativa social, una tarde de chicas, un partido al que votar, compras extrañas por internet...siempre estoy metida en todas las salsas, como se suele decir y es que no me puedo estar quieta, lo reconozco.

No me había dado cuenta, pero debe de ser cierto, por que el otro día en el trabajo, caí en que ya la había vuelto a liar y los enlaces de páginas chulas en la que gastar los euros que tanto cuestan de ganar, saltaban de mail en mail, generando una cadena de necesidades incuestionables.

Y al final, a estas alturas, despojada ya de la careta de niña tímida y modosa que me encasquetaron hace años, me doy cuenta de que tengo la gran habilidad de liar a cualquiera en casi cualquier cosa.
Poder de convocatoria, lo llaman.

Voy a pensar nuevas maldades a perpetrar.
Muajajajajajajajajajajaja.

Jornada de reflexión 20-N

sábado, 19 de noviembre de 2011

Hace al menos 10 años, sentada al mediodía delante de la tele, después de ver como un presidente de un país africano, se congratulaba de haber ganado unas elecciones que le habían costado la vida a cientos de sus conciudadanos, llegué a la conclusión de que los políticos eran una lacra que cualquier sociedad haría bien en erradicar.
Después del golpe emocional que significó para mi asumir que ningún político buscaba el bien de sus representados, llegué a la conclusión de que lo mejor era no votarles.

Desde los 18 años lo he hecho todo, votar a un partido que en aquel entonces estaba en más o menos sintonía con lo que yo pensaba, practicar el voto de castigo, votar a quién no quería para que no saliera uno que aún quería menos, votar en blanco, votar nulo con mensajes subliminales en la papeleta o ir hasta el colegio electoral con mi pareja y abstenerme de votar.

En cada momento he hecho lo que mejor me ha parecido, en contra y a pesar de la lluvia de ostias que me cae cada vez que digo que me he abstenido de votar, defiendo y defenderé lo que pienso y por qué hago lo que hago, por que desde luego, hay un por qué.
Nunca he pretendido que los demás hagan lo que yo, sólo trato de poder expresar lo que siento y lo que creo mejor.
La democracia era esto, ¿no?

Para estas elecciones, y por segunda vez consecutiva, voy a probar una nueva modalidad, votar en blanco y conseguir que mi voto sea computable, conseguir que se respete que voto pero no le voto a ningún político.
Por si no lo sabéis, esto es lo que proponen Escaños en Blanco.

Seguramente me podéis decir que esta no es la mejor opción, que hay otras maneras, que esto y aquello.
Y seguro que tenéis razón.
Pero mañana, lo que quiero decirles a los políticos, es que nos han metido en una crisis que fomentaron entre todos, los que habían estado y a los que les estalló, que es inmoral la gestión del dinero que se había hecho hasta entonces, gastando a espuertas en cosas innecesarias y triviales, sólo por que había dinero, que el rescate de los bancos es una de las cosas más dolorosas y sangrantes que he visto desde que tengo edad de votar, y que los recortes sociales a los que nos someten son un insulto a la democracia, teniendo en cuenta los escándalos de corrupción que saltan día tras día.

Esta crisis viene a destruir el Estado de Bienestar que tanto ha costado levantar, viene a convertir al trabajador en esclavo de la patronal de nuevo, viene a destruir la educación, para que el día de mañana todos sean lo suficientemente ignorantes como para poder trabajar sin darse demasiada cuenta de que los explotan.
Nos están controlando a través del miedo.

Y seguramente, escaños en Blanco puedan ser una más de las muchas piezas que están en danza en este plan maquiavélico, pero hoy por hoy, representan lo que siento.
Mañana, ya veremos.

Fabricantes que temen que el producto escape de sus envases

lunes, 7 de noviembre de 2011

Vamos a ver señores fabricantes, cuando compro un producto me gusta no tener que:
1-Destrozar el envase hasta que quede inservible para sacar el producto, más que nada por qué luego, donde puñetas lo guardo??????
2-Destrozarme alguna extremidad tratando de abrirlo, que yo trabajo con las manos.
3-Requerir de herramientas punzantes para abrirlo, en la etiqueta del envase no pone que se requiera tener a mano el maletín de las herramienmtas, ¿no?, pues eso.
4-Quedarme con las ganas de abrirlo hasta que llegue a mi casa por que no llevo encima ninguna arma blanca, vamos, que no es no es de recibo antes de salir de casa para irse a comprar algo, meterse en el bolso un cuchillo jamonero por si lo que compras es uno de esos productos blindados.
Por eso, que las cosas se puedan abrir sin complicaciones leches, que una vez pagado es mío y quiero usarlo!!!!!!

*Ejemplos:
-La bolsa de los filtros para cigarros, cuando medio pomelo lo ha conseguido abrir, lo complicado es que se mantuvieran dentro.
-Esas botellas que en vez de rosca, le han puesto cola a los tapones y al final te dan ganas de romperla con un martillo.
-Cualquier producto envasado con plastico duro, estilo blister, que además de ser inenabribles, como no vayas con cuidado y te des un tajo, te han de poner 50 puntos y la antitetánica.
Etc, etc, etc.

Políglota espontáneo

lunes, 26 de septiembre de 2011

Dice mi medio pomelo que no sabe hablar inglés, aunque el caso es que sabe más de lo que se piensa y a veces hasta se arranca un poco, cuando ve que me sale humo de las dos neuronas angloparlantes que tengo y me echa un cable.
Por descontado que no habla alemán, y no lo entiende; como yo, vamos.
Así que va una por el mundo con la certeza de que su chico no se va a arrancar en ningún caso a hablar en alemán, en ninguna situación posible.
Es una verdad absoluta, un hecho demostrado, un dogma de fé, algo que mantiene el mundo girando en el sentido correcto y es importante que sea así.
No que no lo hable, sino el hecho de saberlo.

Una de las visitas que queríamos hacer en Berlín, era el cementerio judío de Weinssensse, así que fuimos a la oficina de turismo de Alexander Platz, dónde nos atendió un muchacho muy ocupado en otras cosas que por descontado no nos incluían a nosotros y nos dió una indicaciones más bien vagas, de cómo llegar.
El caso es que como sabíamos qué bus coger, el resto nos dió igual, ya preguntaríamos al llegar a la parada.
Pero al llegar a la parada, final de trayecto, nos encontramos en un descampado dónde no había nada además de la parada.
Yupi!
No nos quedaba otra que ir a preguntarles a los autobuseros que tenían allí aparcados sus buses, especie rústica y brusca dónde las haya, eran nuestra única fuente de información y por descontado, en germano, por que de inglix nothing de nothing.
Tomo aire, me miro el mapa, me aprendo el nombre entero en alemán, que mi inglés es una mierda pero la topografía alemana la ensayo hasta que se parece al menos un poco a lo que dicen las megafonías y nos acercamos a la tertulia de dos autobuseros que nos miran llegar con cara de animal de compañía de cuatro patas con un mal día.
Saludo y me dispongo a decirles que queremos ir al cementerio judío y que cómo se llega, cuando un ente a mi lado, mejor conocido como medio pomelo, va y dice:
-Entschuldigung, eine fragen, bitte.
Yo, juro por Dios, que en ese instante el mundo se ralentizó, quedó en silencio, los colores se apagaron y sólo se oía mi cerebro diciendo,
-Ka pasau, ka-pa-sau!!!!!!
Por que si en ese momento hubiese aterrizado un platillo volante, no hubiese flipado más, de verdad.
Vamos a ver, primero, ¿pero qué ha dicho?, está claro que lo ha dicho bien, por que el autobusero ha dicho que sí con la cabeza, un sí del estilo, amos a ver que quieres animalillo y yo he entendido lo del principio y lo del final, pero nada más.
Pero sobre todo, por que no me ha avisado de que iba a decir algo y ¡además en alemán!
¿¡Quién eres tú y que has hecho con mi chico!?

Dice mi medio pomelo que la cara que puse fue impagable, que lo miré atónita, abrí y cerré la boca varias veces sin saber qué decir y que por supuesto, perdí el hilo de lo que tenía que preguntar, por que el muchacho, muy amablemente, había dicho,
-Disculpe, una pregunta, por favor- y se suponía que tras el por favor, yo decía lo que tenía que decir, pero claro, como ni puta idea de lo que había dicho el maromo y sobre todo, pasmada de la sorpresa, no atinaba a pesar de que los autobuseros me miraban con cara de, arrancas o qué.
Una vez que el mundo recuperó el movimiento normal, el sonido y los colores, le señalé el mapa, le dije que queríamos llegar al cementerio, con una pronunciación que a mi me parecía alemán de toda la vida, y esperé indicaciones.
La cara del autobusero al ver el sitio al que queríamos llegar tampoco tuvo precio, nos miró, repitió el nombre del lugar, torció el gesto y ahí es cuando pensé que nos mandaba a freir espárragos, pero tras meditarlo unos minutos y compartir impresiones con el otro autobusero, se encaró a la carretera y mano en ristre señaló, recto, derecha, recto, izquierda, sin pérdida vamos, aparte de la carretera nosotros sólo veíamos una masa de árboles que no acababa nunca.
Dimos las gracias y pallá que fuimos.

Recuperada la intimidad le dije al medio pomelo si me contaba qué había dicho, por qué lo había dicho, pero lo más importante, ¡por qué no me avisó de que sabía decir cosas en alemán!
Todavía se está riendo, es que pasar un mes en Hamburgo es lo que tiene, se aprenden frases útiles que uno esconde y no utiliza hasta la mitad del viaje y además, lo hace por sorpresa, a ver si tu mujer llega a la conclusión de que en realidad hablas 7 idiomas pero no se lo has dicho.
Y esa fue la anécdota oficial de medio pomelo de este viaje.

Otro día os cuento la anécdota de la loca de los botones en el museo de la DDR.


*Al final llegamos al dichoso Jüdischer Friedhof Berlin-Weißensee.

Retomando

jueves, 22 de septiembre de 2011

Hemos vuelto (llegamos el martes por la nochenoche) y estamos retomando el ritmo.
El lunes que viene, vuelta al trabajo.
Estamos cansados, despejados y desconectados, pero en el fondo de mi ser, sé que bulle un volcán que espera pacientemente encontrar una vía de escape.
Y por experiencia sé que los volcanes son tan pacientes como inflamables.
Ha sido bonito pero he tenido la cabeza en otra parte, me ha faltado la expectación de lo desconocido, un poco de ilusión y unos grados más.
Lo que no me ha faltado, es la compañía excepcional, que me ha arropado, me ha llevado de arriba para abajo por la ciudad, siempre por la mejor ruta y me ha arrancado una sonrisa siempre que ha podido; y han sido muchas.


Da igual Berlín que el pueblo de al lado, contigo los viajes son maravillosos; por qué estás tú que has sido el descubrimiento
más maravilloso de mi vida.


*Estación de S-Bahn, Botanischer Garten, Berlín.

El cielo sobre Berlín

lunes, 12 de septiembre de 2011

Como todo no puede ser malo, hoy empezamos nuestras vacaciones y mañana nos vamos a Berlín.
La primera vez que fuimos no nos dió tiempo a nada y nos quedó por ver todo lo relacionado con la  2ª Guerra Mundial, y eso es algo con lo que no podemos vivir.

Espero pillar una ola de calor y no necesitar bufanda por qué Berlín, con ese río tan majo, tiene una humedad que te cala y no te deja ni pensar y con una vez de pillar un frío del copón, ya es suficiente.

Si no volvéis a saber de mi, es por que nos hemos quedado a vivir allí.

Siegessäule

Yo más

lunes, 5 de septiembre de 2011

Cualquiera, en nuestra situación, lo hubiese hecho mejor.
Este es un hecho incuestionable, la gente no puede evitar hacerte saber de un modo o de otro, que ellos hubiesen triunfado donde tú has fracasado.
Es algo que está en el código genético del ser humano, y todos y cada uno de nosotros pensamos que nosotros lo hubiésemos hecho mejor.
Y cuando te pasa algo, lo que sea, además de asumir ese algo, que suele ser una ostia portentosa, además has de escuchar a los otros cuestionando lo que hiciste y lo que no hiciste, como si el calamitoso resultado fuese culpa tuya y sólo tuya.

Desde aquí quiero hacer saber al mundo entero que sí, que todos vosotros lo hubieseis hecho mil veces mejor que yo, pero que se dió la fatal coincidencia de que no estábais allí; y yo sí.

Dicen que a la tercera va la vencida

jueves, 1 de septiembre de 2011

...pero es mentira.

La intensión e buena

martes, 7 de junio de 2011

No sé si os he contado que vivo en un edificio donde casi todos los vecinos son gente mayor.
Esa característica ha forzado que el super héroe que vive conmigo, haya hecho ya dos intervenciones salva abuelitos en apuros, una de ellas,acompañado de su fiel ayudanta, como no.

Los abuelitos, ya se sabe, tienen mucho tiempo libre, y o tienen muy mala leche, como mis vecinos inmediatos de planta, o son un encanto, en eso no suelen tener punto medio.
Así que vivimos rodeados de abuelitos de varios temperamentos y nos pasan todo tipo de cosas, como hace unas semanas.

Como vivimos bajo terrado, somos particularmente susceptibles a los ruidos que nos llegan de allí, así que si hay algo fuera de lo normal nos asomamosraudos y veloces, no sea que nos den un susto.
Así que estaba yo uno de esos sábados que el medio pomelo trabaja, entrando y saliendo de mi terraza, cuando oigo dos voces sobre mi cabeza.
Allí estaban dos vecinos, o mejor dicho, uno y medio, ya que uno vive en el edificio pero el otro es el dueño de uno de los pisos pero quién vive es la hija.
Nada más verme asomar me llamron y me explicaron que estaban pintando la antena, que queda justo en una esquina que va a parar en medio de la pared de mi terraza.
Como la antena está oxidada, la lluvia había manchado parte de nuestra pared arrastrando el óxido, así que los vecinos habían subido una escalera y pintura blanca.
Al ver las manchas de óxido se habían quedado muy preocupados y me dijeron que si les daba permiso para entrar en mi terraza, me pintaban el trozo que estaba manchado.
Yo les dije que no hacía falta, pero ellos insistieron y me dijeron que es que ya lo habían traído todo, así que les dije que sí, que vale.
Una vez en la terraza, el medio vecino empezó a limpiar primero todo lo que habían manchado pintando desde arriba, y el otro vecino desde arriba, le iba diciendo lo de,
-Te deja una manxa má pallá- y así hasta limpiarlo todo, que 20 veces les dije que ya lo limpiaba yo, pero nada, ellos erre que erre
-La intensión e buena, mu limpio no queda, pero la intensión e buena-no paraba de decir el abuelo mientras insistía en limpiarlo todo con un trapo.

Mientras aguantaba la escalera y el medio vecino iba pintando, me iban explicando lo mucho que había cambiado el barrio, el que menos llevaba hacía 40 años que vivía allí.
Hicieron un torpe intento de sonsacarme de que trabajaba el medio pomelo, pero no fueron lo suficientemente hábiles, sus mujeres seguro que lo hubiesen conseguido.
Así que allí estaba yo, aguantando la escalera y escuchando las batallitas de los abueletes, que si los bancos de delante de la biblioteca se los pidió el vecino en persona al alcalde, que si antes la calle iba en dirección contraria, que si los vecinos de al lado siempre han sido unos rancios...

Lo cierto es que fue un rato entretenido, escuchándolos rememorar y reñirse mutuamente, vecinos que llevan toda la vida juntos y son como una gran familia, con sus cosas buenas y sus cosas malas.
Mientras los escuchaba me preguntaba si era eso lo que nos esperaba a nosotros, estar dándole la lata a los vecinos jóvenes de aquí a 30 años, contándoles lo mucho que ha cambiado el barrio, los muchos años que llevamos allí viviendo y todas esas cosas de abuelos.
¿Se puede tener moriña del futuro?
Por que yo la tuve.

Todo vale

lunes, 30 de mayo de 2011

No sé si conocéis a un partido que se llama PxC, es decir, Plataforma per 
Catalunya, que se ha hecho tristemente célebre por el contenido racista de 
sus programas electorales.
Este partido que bajo el lema de primero los de casa, dice que la culpa de 
todo la tienen los inmigrantes y nos informa de que en pocos años 
Cataluña al menos, será un feudo islámico dónde viviremos bajo el yugo de 
los musulmanes.

Era cuestión de tiempo que un partido de estas características naciese en 
alguna parte de nuestra patria, la inmigración es un tema espinoso y 
complicado, todo beneficios para unos, todo inconvencientes para otros.
La integración de los que vienen de fuera, a menudo no es la que debería 
por el motivo que sea y lo que veo más a menudo, es que casi nunca es 
como a los autóctonos les gustaría.
Así que si tenemos todos los ingredientes, es cuestión de tiempo que se 
cueza la tarta, y aquí tenemos una bastante amarga.

Vaya por delante que este tipo de partidos me repugnan por que explotan 
tópicos y prejuicios de una población que está inmersa en una crisis que 
crea deseperación y caos y criminaliza a muchas personas que no han 
hecho absolutamente nada para merecer, ni este trato, ni estas sospechas.
Creo que son la peor manifestación que puede tener una democracia, son 
partidos que deconstruyen las sociedades, que no buscan soluciones, sino 
chivos expiatorios, que no buscan alternativas, sino cortinas de humo y 
fomentan actitudes que sólo llevan a que una nación sea peor.
Sin embargo, estos, lo dejan claro desde el principio, pueden ser escoria, 
pero son claros, mi mensaje es el que es, si te interesa, me votas.

Y después tenemos al Sr. Albiol, candidato del PP para la ciudad de 
Badalona, una importante ciudad colindante con Barcelona.
A pesar de que su partido no es muy amigo de la inmigración, casualmente,
el sector al que representa tradicionalmente, la derecha, es decir la gente 
adinerada y entre ellos directivos de empresas, son los que más se 
benefician de la barata mano de obra que aporta la inmigración.
No obstante, el PP no ha tenido el valor, al menos de forma global, de 
presentar un programa tan demagogo como los del PxC.
Han dejado que eso lo hiciese el Sr. Albiol, al que ni afirman ni desmienten, 
mientras iba haciendo campaña en contra, concretamente, de la población 
rumana de esa ciudad, repartiendo unos bonitos folletos con el eslógan más
constructivo de la campaña electoral 2011; No queremos rumanos.
Muy profundo.

El caso, es que el PxC ha obtenido regidores en algunas ciudades 
catalanas y el PP ha ganado en Badalona, lo que viene a decir que este 
enfoque es un enfoque que aporta votos.
Con este antecedente, no hay que extrañarse de que en las próximas 
generales, el enfoque del PP vire un poco máshacia la intolerancia con el 
de fuera.

Yo ante estas cosas me pregunto si fueron los inmigrantes los responsables
de la especulación salvaje que vivió este país en el sector inmobiliario.
Si fueron los inmigrantes los que incitaron a los ciudadanos a asumir 
créditos blandos uno tras otro y si fueron ellos los que concedieron 
hipotecas inasumibles.
Debieron ser todos inmigrantes los responsables de la descomunal subida 
del Euribor.
Vamos, que ni la conspiración judeo masónica comunista a la que tanto 
recuría el tío Paco, era tan eficiente como la que han urdido los astutos 
inmigrantes afincados en nuestro país, por que hay que ver, nos han dejado 
España hecha unos zorros.

A los ciudadanos tampoco nos gustan los políticos, también nos parece 
que delinquen,roban y viene a hacernos la vida imposible a los vecinos de 
todos las ciudades, y sin embargo, ni se marchan, ni dejan de robar, ni nos 
escuchan. 
Será cuestión de hacer como el PP y el PxC, proponer expulsarlos a todos 
a ver si así, salimos de la puta crisis.

Democracia?

martes, 24 de mayo de 2011

Hace unas semanas, un grupo cada vez más numeroso de ciudadanos indignados, exigía democracia real.
En el estado del bienestar que es sinónimo de estado de sopor mental, yo pensaba que la mayoría de gente
percibía esta democracia nuestra, como una democracia de verdad,pensaba que estaba sola en mi idea de que hace mucho tiempo que vivimos en una menos democracia.

Cuando lo decía, la gente me miraba mal, me decían que vivíamos en una democracia de pleno derecho y que lo mío
eran paranoias.
Yo les decía que no, que en un país donde la prensa pertenece a grupos empresariales que a su vez pertenecen a
partidos de un sentido u otro, lo primero comprometido era la libertad de expresión.
Les decía que en el momento que un partido se financia con dinero privado, las deicisiones que ese partido tome una vez en el poder, siempre servirán al amo que le pagó pero no al pueblo.
Que el hecho de que en un país donde cargos de un partido imputados por corrupción, se presentan a las elecciones
solo puede  significar que no respetan al pueblo, que nos toman por imbéciles.

Les decía que ya hace años que no vivimos en democracia, que esto es otra cosa,una farsa, algo que se le parece, pero al fin y al cabo un simple sucedáneo que año a año, va restando derechos a todos, donde lenta pero inexorablemente, nos encaminamos a un nuevo tipo de esclavitud laboral cuidadosamente diseñada.

El domingo pasado votamos, o no votamos, o votamos en blanco, o votamos en nulo y todas las opciones son válidas
mientras se hagan con la motivación necesaria y sabiendo que queremos conseguir con ello.
Pero en un país donde se vota en función de lo que se teme, (¡¡que vienen los rojos!! o ¡¡que vienen los fachas!!)
asumámoslo de una vez, no tenemos democracia.
Tenemos otra cosa, aún no sé como se llama, pero sé lo que no es.
Y al final, resulta que no estaba sola.

Los mejores

lunes, 16 de mayo de 2011

Como os comentaba hace unas semanas, he vuelto a mi antiguo puesto de trabajo, ya que durante un año estuve en un sitio diferente y en un puesto diferente aunque siempre trabajando para la misma empresa.
Este regreso significaba para mi un empeoramiento considerable en mi trabajo, afectando al sueldo, el horario, el tipo de trabajo y el trato.

El día de mi vuelta, nerviosa, frustrada y desanimada, fue complicado, tenía claro que iba a ser una jornada dura.
Pero lo que encontré, no fue duro, fue demoledor, aunque por motivos muy distintos a los que yo esperaba y que nada tenían que ver conmigo. 
Mi antiguo servicio está abarrotado de gente nueva, la última adquisición fueron 35 personas, muchas de ellas entraron sólo de refuerzo para un mes.
Hasta ahí, es normal, quiero decir, una práctica habitual en mi empresa, hacen contratos hasta fin de obra y servicio, aunque nunca antes con fecha límite.

Mi empresa se nutre de estudiantes que tras unos meses se marchan, la rotación es tremendamente alta a pesar de que hay un núcleo central más o menos estable.
A veces, se contrata a mujeres mayores, que es un eufemismo de mujeres que superan los 45 o que tienen una pinta de ama de casa que tumba patrás y que probablemente, este sea su primer trabajo después de mucho tiempo de no trabajar.

Lo que yo encontré el otro día, en cambio, era muy distinto.
Un año fuera del servicio, un año en el que la crisis se ha intensificado hasta el límite, y una empresa que ha cambiado de perfil de empleado como de la noche al día.
Nosotros somos uno de esos servicios que utilizan las empresas para externalizar sus propios servicios, cuando entré, hace 4 años y medio, la meta de cada uno de nosotros era pasar de trabajar aquí a trabajar  para la empresa que nos contrata como externos, y esa fue mi meta frustrada al irme a otro departamento.
He vuelto y compruebo que lo que ha pasado es que ahora contratamos a los trabajadores de esas empresas, los que han sido despedidos, ahora son los externos de sus propias exempresas.

Por primera vez tenemos a señores que sobrepasan los 45 años, estos no tiene pinta de amos de casa, tienen pinta de empleados de banca, oficinistas, y cualquier cosa que se haga enfundado en un traje que por algún motivo que no alcanzo a entender, no quieren dejar de ponerse aunque aquí puedes venir vestido como quieras.
Personas deseperadas que aceptan jornadas de 6 horas, a unos sueldos que deben ser menos de la mitad de lo que cobraban hace un año, cuando hablaban de nuestro sector con sarcasmo y burla.
Señores que están siete veces más formados que cualquiera de mis responsables más formados.
Señores que se revuelven incómodos en sus sillas rodeados de chicos de la edad de sus hijos.

La edad debería ser siempre síntoma de progreso, en todos los trabajos, no debería ser un lastre, o un castigo, o un impedimento y ahora, tras muchos años de trabajo duro, muchísimos trabajadores se ven en la calle, sin trabajo y cuando lo encuentran, es uno muy por debajo de lo que merecen por su trayectoria, experiencia y conocimientos. 

No quiero ni imaginar que le depara el futuro a mi propia generación.

Los recuerdos son una mierda

lunes, 9 de mayo de 2011

Por qué nos mienten, nos engañan, nos mantenien en una realidad paralela falsa que jamás exisitió; es así.

Por poner un ejemplo, uno de mis mejores recuerdos infantiles estaba relacionado con un helado llamado Colajet que se comercializaba cuando yo era pequeña.
Era un helado que me gustaba mucho de los que llevaba premio en el palo de madera.
Un día, dejaron de hacerlo y yo ni me di cuenta por que ya no comía helados y no pasó nada, el mundo no se paró, el cielo no se derrumbó sobre nuestras cabezas, ni el universo implosionó.

Y entonces un día, un soberano imbécil, te empieza a hablar de los dichoso Colajets, y como ya no se venden y uno de tus único 10 recuerdos felices de infancia está asociado al polo de marras, vas y entras en crisis y te mueres en ese momento por que tu vida sin poder llevarte un Colajet a la boca, no tiene sentido ni un segundo más y sino fuera por que te acabas de morir, no dejarías de pensar en lo mucho que te gustaba ese polo, y en lo bien que sabía, y lo mucho que refrescaba y un largo etc de cosas maravillosas que te pasan única y exclusivamente, cuando podías comerte ese helado.
Tú ni te acordabas, pero ahí está, te han habaldo de él y ahora tu vida te partece una mierda.

Y pasan los meses, y los años y un día vas con unos amigos y pasas por delante de una tienda de barrio enana y destartalada, y de repente uno de tus amigos para en seco y mira con ojos desorbitados el cartel de los helados, tú le preguntas que qué pasa y él con voz estrangulada y lágrimas en los ojos, responde,
-Lo he encontrado.
Tú le preguntas que qué es lo que ha encontrado, pero él no puede responder, está demasiado impresionado, así que miras el cartel con detenimiento y lo ves, allí está, el Colajet regresando del mundo de los helados difuntos.
Entonces cruzamos nuestras miradas y sin decir nada lo supimos, ambos éramos fans del Colajet.
Y después un pensamiento horrible cruzó nuestras mentes nublando nuestra alegría, y tampoco hizo falta que dijéramos nada, por que también lo sabíamos, ¿y si era un cartel antiguo, pero muy antiguo, como de hace 20 años al menos, y en realidad no tenían Colajet?
Era el momento de enfrentar la realidad, entramos, nos cogimos de la mano para infundirnos valor y él dijo;
-Dos Colajets, por favor.
Y entonces, el Sr. tendero, se dirigió al congelador de los polos, lo abrió, removió un poco, y sacó los dos Colajets.
El tiempo se detuvo, se oyó música celestial, y después el sonido de nuestros corazones latiendo aceleradamente lo invadió todo y finalmente, salimos a la calle.
Abrimos con respeto místico el helado, nos lo llevamos a la boca y...joder, no hay para tanto, es un helado bien normalito.

Menuda decepción.
Y claro, ahora puedes encontrar Colajets por cualquier parte, y por descontado, no les hago ni puto caso.

*En mi pueblo un polo es un helado.
**También era muy fan de Tiburón, otro helado que desapareció, pero visto lo visto, no me atrevo a pedir que vuelva.

No me puedo quejar

lunes, 2 de mayo de 2011

La semana pasada, mi hermano, después de más de un año de estar en paro, ha encontrado trabajo legal, a través de una ETT, para dos semanas, de momento.
Ha entrado por enchufe, por descontado, por que hasta para hacer de burro de carga por cuatro perras, hay que entrar por enchufe.
Llega a casa reventado, no le han dado ni ropa, ni taquilla, ni cuter, ni botas de seguridad, se lo trae él de su casa, muchas de esas cosas las tiene que aportar la ETT, pero no lo hace.
Pero no se puede quejar, por que al menos ahora tiene trabajo.

La semana pasada la hermana del medio pomelo supo que a finales de este mes, su empresa cierra por jubilación.
Hace muchos años que saben que esto iba a pasar, pero en octubre firmaban la hipoteca del piso que les están construyendo y que llevan pagando hace dos y es muy posible que en ese momento no tenga trabajo; lo cierto es que confiaba aguantar este año entero en una negocio familiar muy rentable, en el que lleva 9 años.
Se va a la calle sin un duro, no les pertenece indenminación, ni a ella ni a la compañera que lleva 40 años trabajando para esa familia.

La semana pasada terminó mi etapa de un año trabajando como externa, para una gran empresa, de los 5 externos, dos fueron reubicados en la compañía que ha comprado a la empresa, dos son despedidos y yo, vuelvo a la empresa que me paga, empeorando sueldo y horario, perdiendo incentivos económicos, empeorando el trato que me van a dar y volviendo a un mecanismo de trabajo absolutamente esclavista.
Pero no me puedo quejar, por que tengo trabajo.

Antes de los recortes de este gobierno, ya existían muchos sectores que trabajaban en condiciones que daban verguenza, a disposición total de la empresa, con sueldos ridículos, en una sucesión contínua de contratos hasta fin de obra que terminaban con el despido cuando tocaba hacerlos indefinidos tras haber encadenado hasta tres años de contratos rotando por empresas de la misma empresa.
Antes ya existía una gran masa de trabajadores explotados hasta lo imposible, sin estabilidad laboral ni económica ninguna.
Lo que pasa es que antes, sólo les pasaba a muchos; lo que viene ahora, es que nos pase a todos.

Pero mientras en la tele pongan fútbol y programas de despelleje y nuestras series preferidas, nos seguirá pareciendo, que en verdad, el mundo no está tan mal.
Debe de ser así, por que sino, las calles hace meses que estarían llenas de ciudadanos indignados en una huelga salvaje sin final.

Se acabó el amor

lunes, 18 de abril de 2011

No es ningún secreto, que el divorcio de mis padres tuvo un impacto brutal en mi vida.
Ese hecho, el final del amor entre mis padres, ha sido algo que me ha perseguido desde mi tierna infancia, algo que creo, ha sido capital para definir mi concepto del amor, de la fiedlidad y de la pareja.

Yo fui la hija de unos padres divorciados en un momento donde los pobres no se divorciaban, en un momento donde absolutamente nadie de mi alrededor estaba en mi misma situación, en un momento donde esa palabra era algo vergonzoso y digno de lástima.

Desde mi punto de vista, el amor es algo que no tiene fin, es una fuerza eterna, es un principio inherente al ser humano, algo con lo que nacemos, desarrollamos y alimentamos, de mejor o peor manera; es uno de nuestros órganos invisibles.
Las personas crecemos en familias, y tenemos padres y madres y hermanos, que conforman nuestro primer contacto con el amor.
Estoy segura de que no escuchamos muy a menudo cosas parecidas a,
-Ya no tengo contacto con mis padres, hemos roto, se ha acabado el amor, lo mejor era dejarlo.
Sin embargo, nuestra familia es el grupo de personas que más dolor nos puede inflingir, pueden hacernos desgraciados hasta unos límites inimaginables, pueden hacernos cosas tan terribles que da miedo pensarlo y, pese a todo, no dejamos de amar a nuestra familia.
He conocido a suficientes personas con padres y madres dignos de llamarse de cualquier manera menos de esa y doy fe de que todas esas personas amaban a sus padres.
Mi propia experiencia es que a pesar de la relación inexistente con mi padre y la relación altamente tóxica y complejísima con mi madre, les quiero con un amor que seguirá vivo más allá de su muerte.
Puede decirse que a nuestra familia vamos a quererla para siempre, mientras estemos vivos.

Entonces, si el amor puede durar toda la vida, como en el caso de la familia, ¿de que hablamos cuando decimos que el amor entre una pareja se ha acabado?
¿Es realmente el amor lo que se acaba, o se acaban las ganas de intentarlo, la paciencia, el aguante?
¿O es que lo que había entre esas dos personas no era amor?
¿Es el amor distinto dependiendo de si es fraternal, como en la familia, o sentimental, como en la pareja?

Ya os he dicho que según mi experiencia, mi visión de las cosas, el amor es algo que no desaparece por que las cosas vayan mal y de ahí el hecho de que no pueda entender que el amor entre dos personas que dicen que se quieren, se acabe.
La opción más fácil para mi, es decidir que esas dos personas, en realidad, nunca se había amado de verdad, aunque resulta muy complejo definir qué es amor de verdad.
Aceptable y lógica, me parece la postura de la pareja que se rompe y reconoce que no es el amor lo que se ha acabado, sino lo demás, las ganas, la paciencia, y que a pesar de ello, seguirán queriéndose aunque ya no estén juntos, porque no creo que sólo podamos amar  a una sola pareja.
Pero cuando me enfrento a una pareja que se rompe y dicen que se les ha acabado el amor, sigo sintiendo que hay algo que se me escapa, algo que no puede ser, que en realidad estamos hablando de cosas distintas.

¿Se os ha acabado alguna vez el AMOR?
¿Me podéis ayudar a comprender por qué?

Puta

lunes, 11 de abril de 2011

Ha oído hablar tanto del infierno, tantas veces ha tratado de imaginar ese lugar horrendo y espeluznante, cerrando los ojos y tratando de verlo en su mente, pero todas y cada una de las veces, lo único que ve es la cara de todas y cada una de las personas que le arrancaron un trozo de alma, las caras de las personas que no hicieron nada para ayudarla, para protegerla y no puede creer que tras la muerte haya algo peor que esto.

¿Algo peor que las palizas,
que el abandono,
que los hombres que se han aprovechado de ella?
¿Hay algo peor?
¿Peor?
No puede creerlo.
Tal vez es por la cantidad de pastillas que flotan en sus venas,
o por la cantidad de whisky con las que las ha ayudado a pasar garganta abajo;
pero no puede creerlo.

Tropieza con algo, el eco resuena en la casa vacía,
vacía,
oscura,
tenebrosa,
solitaria.
Encendería la luz pero teme verse reflejada en alguna superficie traicionera.
Se acompaña de otro vaso de whisky y trata de andar por el pasillo pero tiene miedo de los monstruos que acechan en las esquinas.
Se viste,
o tal vez,
se desviste,
se maquilla pero el pulso le falla y el contorno de los labios se vuelve una línea vacilante,
los párpados demasiado oscuros,
como el miedo de su alma,
el colorete demasiado alegre,
como la sonrisa falsa que ensayaría si tuviese valor de mirarse al espejo.
Se calza unos tacones y coje el ascensor.
En la calle para un taxi y se ríe en el asiento de atrás.
Si fuese un hombre estaría cogiendo un taxi para irse de putas.
Pero ella,
ella,
ella,
coge un taxi para ser la puta esta noche.

El taxista repite dos veces la dirección, la mira fijamente, pero la lleva hasta su destino.

Baja del taxi, se agarra a la puerta y se vuelve a reir.
Se endereza, se retira el pelo de la cara y se gira.
La calle frente a ella llena de bocas iluminadas que desean engullirla, sólo es cuestión de elegir cual de ellas.
Anda por la calle de adoquines, está a punto de perder el equilibrio varias veces y al final tropieza y cae; se hiere las rodillas desnudas, pero nada le duele, se levanta y elige el bar de las luces rojas.

Entra y echa un vistazo, las mujeres la miran, los hombres también, elige un asiento en la barra y se sienta, pide un whisky y empieza a beberlo mientras decide con cual de esos se irá a la cama.

Al cabo de unos minutos se acerca un hombre y echándole el aliento a la cara le pregunta que cuánto.
¿Cuánto?
Ella lo mira y se da cuenta de que no sabe qué decirle.
Gira la cara, buscando ayuda de la chica que tiene al lado, pero ésta la mira con desprecio.
Le pasa lo mismo con todas las mujeres del lugar, que la miran con hostilidad.
Como no se decide, el hombre da media vuelta y se va.
Hay algo raro en esa chica.
Ella trata de levantarse y seguirlo, por que esta noche,
es una puta,
no,
es la puta,
la puta que todos ellos le dijeron que era,
los miembros de su familia,
los amigos que trajeron,
aquel hombre mayor cuando ella era tan chiquita,
su primer novio,
la puta que sabe que es,
tantas veces se lo han dicho,
tantas se lo han hecho sentir,
tantas la han tratado como tal,
tantas han utilizado su cuerpo sin su consentimiento.

Pero hoy, hoy es distinto,
hoy se ha metido en un bar de putas,
un bar de putas baratas,
como ella,
en la calle de las putas,
en el barrio de los parias,
en el mundo al que siempre ha pertenecido,
aunque ahora duerma entre sábanas de seda,
y beba vino caro,
y hable de música clásica y cuadros de pintores malditos,
ese mundo donde sólo es una farsante,
la puta del hombre rico.

Esta noche es diferente,
por que va a cobrar por lo que es,
esta noche se va a lanzar a los brazos de su destino.

Pero entonces, justo enfrente suyo la ve.
Una niña de apenas 20 años, mal maquillada, con un vestido demasiado corto y unos zapatos con demasiado tacón.
La ve y se levanta,
recorre la superficie del espejo con sus dedos temblorosos,
trata de apartarle el pelo de la cara,
acaricia sus mejillas
y la mira largamente sin dejar de acariciar su reflejo.

No es más que una niña
la niña que era
la que robaron
la que destruyeron
y se da cuenta entonces
del rimel corrido por las lágrimas de euforia
del colorete demasiado rosa
de los labios demasiado rojos
de los párpados demasiado negros
y piensa con una sonrisa torcida en la boca
que sí,
que esta noche parece una puta,
al fin,
pero una puta triste.
Quién querría esta pasar esta noche
con la pobre puta triste.

Coje su bolso y camina hasta la salida
llega hasta una vía principal y levanta la mano para parar un taxi.
Los taxis pasan
pero no paran
ubicada en contexto
vestida así
borracha
quién iba a llevarla esta noche.

Anda el trayecto con sus zapatos de tacón alto,
los que se compró para ir a la Ópera
y después de
mucho
mucho
mucho
rato,
llega a la casa vacía,
se mete en la ducha,
se quita el maquillaje
y se acurruca entre las caras sábanas blancas.

Mañana será de nuevo la joven amante del señor importante
y nadie sabrá nunca
que a pesar de todo lo que le dijeron,
para puta
tampoco sirve.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.