Taller de manualidades: hoy, como reconvertir un mueble para los cedeses en un mueble para el baño

lunes, 28 de junio de 2010

O para donde te de la gana, vamos.
Aquí lo importante es lo de reconvertir.
Vengo de un piso en el que tenía muebles para todo, pero los espacios han cambiado y hay que adaptarnos todo lo que podamos con los muebles antiguos a los espacios nuevos.
Cierto que aprovechamos para deshacernos de muebles viejos o muy cascados, pero otros nos pueden servir para ubicar en un sitio distinto del que estaba y tener otras funciones.
El caso que nos ocupa son los muebles de los cd que compramos para el anterior piso, teníamos 4 y vamos a aprovechar 2, el primero para el cuarto de baño, para poner las cremitas y esas cosas que se utilizan en el templo de la belleza, el otro ya os contaré.

Como nuestro nuevo baño tiene los colores que os comentaba el otro día, vamos a utilizar la pintura que ya hicimos servir para el espejo, así que lo que necesitamos es;
1-Pintura
2-Pinceles

Muy atentos al tema de los pinceles, que vamos a necesitar un pincel en condiciones para pintar, y otro de esos que no limpiamos a tiempo y se nos queda duro y con un aspecto extraño, el pincel hecho mierda es el que nos va a dar el toque maestro al mueble, así que si no tenéis os los fabricáis.
Por una vez ser dejado va a servirte de algo.

Aquí vemos el mueble, su color original, era madera sin tratar, utilicé la pintura blanca de ikea para darle un par de capas en su momento, pero el tiempo y la suciedad lo dejó un poco deslucido.
El gato cotilla no venía incluído en el mueble.

Vamos a proceder como en el tema del espejo, es decir;
1-Limpiamos el mueble a fondo y lo dejamos secar.
2-Damos una mano de pintura de rojo inglés con pincel al mueble, sólo una mano, aunque no cubra perfectamente no pasa nada.
Con una sola mano queda así,

si os fijáis sobre todo en la segunda foto, la cobertura no es perfecta y se aprecian las vetas de la madera, nos viene genial para el resultado que queremos.
Dejaremos que se seque bien antes de darle el toque final.
3-Antes de empezar no está de más que hagas pruebas en alguna superficie parecida si tienes, cuando le hallas pillado el truco puedes empezar.
Cogeremos el pincel que nos quedó hecho un churro y aprovechando la rigidez que tiene, mojaremos las puntas en la pintura de color vainilla, muy poco, para que sólo demos una suave capa parcial del nuevo color.
Hay que pasar el pincel con mucho ciudado, con trazos largos y repasando donde nos apetezca.
La idea es que se vea la capa de debajo y las pinceladas que añadimos le den un toque envejecido.
El resultado final es este,

Si en algún punto te has pasado con la pintura puedes frotar con un estropajo de aluminio para rebajar, se puede hacer mientras esté la pimtura húmeda.
Luego hay que ponerle las baldas de vidrio y colgarlo.

Y así es como luce ubicado en su destino final.





Está majo el invento, ¿no?

4 comentarios:

emejota dijo...

Toooda una idea. M'encanta. Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Eres una artista. Y yo con estos pelos.

Lourdes dijo...

muy chulo...te voy a enseñar a hacer punto...tengo un monton de revistas que te vendrán bien...

ahora que estás con las manualidades

Miriamcita dijo...

Me gusta mucho mucho :)
Queda genial :)

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.