Demasiado carácter

lunes, 12 de abril de 2010

Hace muchos años, viví una agresión continuada por parte de mis compañeras de instituto.
El motivo fue en ese caso, motivo que se repetiría a partir de ese momento en mi vida otras veces; tener demasiado carácter.
No es un eufemismo de tener mala leche.

Si una mujer tiene demasiado carácter y tiene una pareja buena, o sea, no tiene un cabrón por compañero sentimental, automáticamente ella es una bruja que lo domina y hasta lo tiene amargado.

Así que por esta causa, me comí medio curso de acoso puro y duro, por un grupo de chicas que creían que el acto más noble que una mujer puede acometer en esta vida, es pisotear a otra e iluminar al pobre idiota enamorado en cuanto a la verdad absoluta, sobre todo si el enamorado es uno de sus compañeros de clase.

Quedó atrás, dolió y volvió a doler cuando se repitió en otros momentos de mi vida, por qué yo siempre soy la mujer mala, con demasiado carácter.

Los años pasaron, y mi medio pomelo fue encontrándose con la principal instigadora de este grupo tan majo.
Ella siempre se alegraba mucho de verlo y él, correcto, siempre preguntaba educadamente que tal le iban las cosas.
Ella siempre le explicaba profusamente como le iban las cosas, nunca demasiado bien, problemas de trabajo, o falta de el, problemas de pareja o falta de ella.
La pregunta que se repetía una y otra vez, era referente a su pareja y su única preocupación siempre, era si estábamos aún juntos.

La última vez, hace muy poco, mi medio pomelo fue a hacer unas gestiones a la administración pública y allí estaba ella, al otro lado del mostrador.
Se repitieron las preguntas de cortesía y al final, ella le preguntó,
-¿Aún sigues con la misma?
Mi medio pomelo, que no suele detectar la maldad ajena y con una sonrisa de oreja a oreja le respondió,
-Sí. Me acabo de casar con ella.
Enmudeció.

Debe de creer que las mujeres como yo, con demasiado carácter, no merecemos un buen hombre a nuestro lado.

O debe seguir tratatando de abrirle los ojos a los pobres hombres que están con mujeres con demasiado carácter, tratando de salvar su alma inmortal, quien sabe.

11 comentarios:

larous dijo...

¿Cuando os habeis casado?

Enhorabuena!!

Hawai dijo...

Yo es que no entiendo muy bien qué es eso de tener 'mucho carácter' :).

Quizás sea uno de los mayores defectos de nuestra condición femenina: la lucha por el mejor macho jajajajajaja.
Bromas aparte, los grupos de amigas son un gran apoyo, pero también pueden ser un nido de víboras, hay que saber elegir ;). Por fortuna, no me ha tocado de manera directa, al menos, hasta ahora (toco madera), porque jamás he permitido que nadie opinara sobre con quien salgo o dejo de salir y los motivos,.... pero he visto cada cosaaaaa.... Eso sí, yo tampoco, jamás de los jamases, he opinado sobre con quien salían, se ennoviaban o se casaban mis amigas y los motivos que han tenido para ello, fuere cual fuere mi opinión personal. Me he limitado a aceptar los hechos.

Bicos ;).

Candela dijo...

Lo que pasaría es que se sentía aspirante a él y tenía que rebajar a la competencia... digo yo.

Es una táctica de personas con baja autoestima, que como no sienten que puedan ser mejores que alguien, a ese alguien intentan mostrarlo como peor.

Ender dijo...

Muy mal Larous, no lees el blog con atención, si lo puse :D de pasada pero lo puse XD (en el otro)

Gracias, hace ya unos cuantos meses :D

Haw, no eran amigas, eran compañeras de curso de mi medio pomelo, estábamos en cursos separados, yo no las conocía de nada, pero como era nocturno y éramos poco era normal que los distintos cursos tuvieran bastante roce.

Pues tener demasiado carácter es un poco lo que tú quieras, el ingrediente principal es ser mujer, si eres hombre es que tiene carácter si eres mujer puede ser un eufemismo de tener mala leche, o mal carácter, ser una histérica, ser una víbora, una controladora, una castradora...rellene usted la línea de puntos con lo que prefiera XD
En mi caso concreto se trata de que soy una persona muy seria, cuando me relaciono superficialmente con la gente muy a menudo me dicen que soy brusca y es bastante posible que lo parezca, no soy una persona dulce y a veces parezca que eso sea una obligación.

Candela, lo que pasaba es que era un curso de unas 15 chicas y sólo dos chicos, mi medio pomelo y yo llevábamos muy poco, y mi chico es un imán para las chicas con malas relaciones o con mal concepto de los hombres.
Siempre dice que antes de tener novia no ligaba nada y a partir de tenerla, triunfaba en todas partes XD, es el efecto chico majo con novia.
Y eran bastante más mayores que yo, que eso es un punto a tener en cuenta, por que yo era una cría y ellas en muchos casos eran mujeres hechas y derechas de 23, 24 años.
Y yo, malicia tengo poca, así de tortas me han dado.

Ignacio dijo...

Bueno, al contrario el problema es parecido. Cuando se dice que un hombre tiene poco caracter, qué es lo que realmente se quiere decir...?

Ender dijo...

Que es un calzonazos, normalmente quiere decir eso,tampoco es un argumento muy favorecedor para un hombre :D

Pero fíjate según esto la excepción es que el hombre no lo tenga y la mujer sí.

mariajesusparadela dijo...

Pues tendrás mucho carácter...me alegro: es hermoso ver venir a la gente de cara.
Y esa chica, que tiene menos, se ha permitido el lujo de amargarte la vida porque ella tiene "mal carácter". Así le va.

Ender dijo...

Si, otra cosa no, pere verme venir se me ve :DDDDD

Isa dijo...

bufff
qué identificada me siento con esto...

yo pasé de una pubertad acomplejada a una juventud de carácter, que me protegían de agresiones las externas que había sufrido antes. Supongo que esa marcada y, a veces impostada, mala leche acabó por definir mi personalidad para mucha gente... Tanto, que ahora en la 'madurez' (ejem) todavía hay gente que se siente intimidada con mis vehemencias y que se compadece, en secreto, de mi sometida pareja...
¿y sabes lo qué te digo? que me la pela...

Ender dijo...

Pues yo también me he sentido muy identificada con la definición que has hecho de ti misma :D

En mi también había mucho de eso, me ha costado mis años medir el carácter que es necesario para ir por la vida, ahora soy mucho más comedida, pero como soy muy vehemente también se me acojonan en determinados momentos.
Creo que mucha de la reputación que tenía/tengo, tiene que ver con el concepto de buena educación imperante, para mi educación es respeto y poco más, y para mucha otra gente, educación son una serie de rituales extraños que ni comprendo ni domino.

A mi me la pela a ratos, otras me cansa y algunas todavía, me hace daño cuando la gente lo utiliza para agredirme.

Isa dijo...

lo admito... a mí también me hace daño a veces...

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.