El peor año de mi vida

sábado, 1 de enero de 2011

Este año ha sido horrible de cabo a rabo.
Cuando terminaba 2008 me dije, el próximo tiene que ser mejor.
Pero ni caso oiga, así que cuando terminó 2009, me dije, 2010 no puede ser peor.
Lo malo de esto, es que siempre puede ser peor.

2010 ha sido, probablemente, el peor año de mi vida.

Hemos convivido con unas obras extremas y estresantes durante 8 meses de este año, mientras tanto, llegó mi tan esperado cambio de trabajo que resultó ser una experiencia inmersa en otras que lo complicaron todo.

Hemos tratado de ser padres por dos veces y ha salido mal con unos costes emocionales tremendos.
Para mi además, los físicos, la entrada en quirófano por dos veces, el proceso doloroso y complicado que significa todo ello, llevándome a padecer durante casi 15 días, unos dolores insoportables que acabaron de doblegar lo poco que quedaba ya de mi.
Y toda esta situación llega justo habiendo cambiado de trabajo, lo que hace que esté a punto de perder lo que me ha costado conseguir más de dos años.

A las obras, el cambio de trabajo, y los embarazos, se une el chantaje laboral de la empresa de mi chico, que lo tiene un mes en Alemania, lo que pocos meses después, no sólo no le recompensa, sino que le cuesta económicamente un precio, ya que con la ley en la mano pueden despojarle de un complemento salarial y lo hacen.

Mi abuelo entra en su fase final de deterioramiento y pasa de ser un hombre muy mayor y cansado y enfermo, a experimentar los primeros indicios de una demencia senil. 
No sabe dónde está, quién es, quienes somos. 
Mi madre, su cuidadora las 24 horas del día, empeora emocionalmente y anímicamente con el proceso de destrcucción de mi abuelo, lo que lleva sus relaciones con sus hijos a un punto límite.

Mi padre, con el que no tengo contacto desde hace más de 10 años, trata de entrar nuevamente en mi vida.
Está tan deteriorado y el impacto emocional de su llamada es tan grande que me lleva muchos días asumirlo y tengo uno de los peores ataques de ansiedad de los muchos que he sufrido este año.

Mi hermano harto de trabajar para una empresa que no le paga se arriesga y se marcha a otra. En la primera semana de trabajo lo embiste un coche y se lesiona la espalda; la visita al hospital y el posterior día de recuperación le cuestan el trabajo.
Se queda en paro con dos niños pequeños, siendo el suyo el único sueldo que entraba en casa.
Está tan desesperado que no come, no duerme y se le cae el pelo el doble.

Mi amiga B, inmersa en un proceso kafkiano con la administración pública llega a cotas mínimas personales debido a la situación familiar que atraviesa y el trato inhumano, contradictorio e injusto del sistema. 
Absolutamente todo se derrumba en su vida y nisiquiera sabe cuando va a acabar esta pesadilla.

Mi amiga C. tiene una complicación de riñón que desencadena un proceso que la lleva a las puertas de la muerte en unas pocas horas.
Pasa una semana ingresada donde su planteamiento vital da un giro de 360º.

Muere el padre de mi medio pomelo, tras seis meses de cáncer, justo después de haber vivido una recuperación impresionante.
Además de la enfermedad y el posterior duelo, se origina una situación familiar altamente tóxica que se lleva a todos por delante y no sólo abre, sino que desgarra heridas pasadas y muy profundas.
Las posteriores semanas a su muerte se viven situaciones extremas casi a diario.

Mi relación con mi medio pomelo sufre una crisis muy profunda, fruto de las complicadas situaciones emocionales que atravesamos ambos, cosa que termina por mermar las pocas energías que nos quedan.

Este año he recordado lo que es estar jodido de verdad.

Este año he recordado lo que es no tener el apoyo necesario de las personas que más necesitas que te apoyen.

Este año he temido por los míos como nunca.  

Este año, he dudado de absolutamente todo y he temido que no fuéramos capaces de remontar. 

Este año he creído que me ganaba, que me superaba, que me aniquilaba. 
He creído perderlo todo y a todos; he creído perderme a mi. 

Pero este año, hemos llevado nuestra fortaleza al límite y hemos sobrevivido.

Hemos peleado, gritado, dado portazos y todas y cada una de las veces ha habido un después para sentarnos y hablar y tratar por todos los medios, arreglar las cosas.

Este año, cuando no tuve al apoyo de quién yo quería, ahí estuvieron esas otras personas, que me arroparon, me escucharon, y me reconfortaron.

Este año, no me han dejado sola, y no importa quien fuera o quien no fuera, por que siempre hubo alguien ahí.

Este año he aprendido, que no importa cuando fallas o como, lo que importa es que quieras volver a intentarlo.

Hoy empieza un nuevo año y ¿sabéis?, seguimos aquí.

13 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

princesa esta asturiana te viene a desear que este año que acaba de nacer te conceda todo, todo lo que tu corazón anhela, ya veras como detras de la tormenta sale el arcoiris en tu vida, recibe un besin muy grande y todo mi apoyo moral, y nunca desesperes ¡¡por favor¡¡ ya se que es muy facil decirlo, pero te lo digo por experiencia que siempre al final del tunel vemos la luz.

Ana dijo...

Ánimooo!!!! Este año también ha sido horrible para mí, pero cómo tú dices, aquí estamos y lo que nos queda es luchar y ser fuertes... así que a por ello y esperemos que este nuevo, como mínimo, nos mantenga como estamos, sin más complicaciones, sin más sorpresas que siempre suelen desagradables... Un beso y arriba, arribaaaa!!!

Chelo dijo...

Mi querida Ender, siento mucho todo lo que te ha pasado en este año de mierda para muchos que nos deja, te deseo de corazón un 2011 no mejor, no, mucho mejor porque digo yo que habrá repartirse, para lo bueno y lo malo ¿no? venga, ánimo y no dejes nunca de intentar ser feliz, esa es la clave de la felicidad :-)
Beso!

mariajesusparadela dijo...

Ender, hace ya un tiempo que estoy cerca de ti. Posiblemente más cerca de lo que tu crees. Y, tengo un don: sé escuchar. Cuenta conmigo, por favor. Tengo un correo en el blog.
Y todas las ganas de darte ánimos.
Cuenta conmigo, de verdad, al menos, podrás desahogar.

nee* dijo...

No se muy bien que decir, he leído de principio a fin tu entrada y realmente ha sido un año durísimo para ti. Se que en según que estados de ánimo y situaciones lo que digan los demás da igual, no consigue animar ni hacer desconectar ni nada, es más muchas veces nos sobra. Así que sólo te desearé un poco más de suerte en tu vida, que la tormenta deje sitio al cielo raso, la lluvia cese y el sol seque las calles.
Muchas heridas nunca curarán del todo, siempre serán susceptibles de volverse a abrir, pero sí que pueden mejorar.

Besos!

Canela dijo...

Querida Ender: Se encuentran un optimista y un pesimista y dice el pesimista:

- Joder, esto no puede ir peor.

Y contesta el optimista:

- Claro que síiiii hombre, claro que síiiii!!

Venga, dí adiós a la eme de 2010. Así fue mi 2006, mi 2007, mi 2008.. y a partir del 2009 todo empezó a ir mejor, y mejor, y aunque llega un momento en que crees que te han echado una maldición, de repente todo cambia. Maldita la gracia que te hace haber tenido que aprender determinadas cosas a base de sufrimiento, pero como no se puede impedir, pues es lo que hay y cuanto antes se asuma mejor.

Así que piensa que todo lo que has bajado, lo vas a subir con tanto ímpetu que te vas a salir!!

Abrazos a todos!!

Hawai dijo...

Ender, dicen que el que da consejos debería dar dinero :). Recuerda que las personas, en lo básico, no cambiamos nuestro comportamiento, sobre todo en nuestro círculo más íntimo. No lleves lastres que no te corresponden, comparte solo el peso de la vida de las personas que son buenas para ti. El resto, querida, no tiene solución, y, aunque la tuviera, no está en tus manos, ni lo ha estado nunca ;).

Bicos :).

Julio dijo...

No sé por qué ultimamente somos muchos los que tenemos esa sensación de que cada año que transcurre las cosas nos van yendo peor, digo yo que será por el malestar endémico este que aporta la crisis cochina que nos está quitando a todos la vida.

Lo cierto es que, visto así, es decir, enumerando todas las calamidades por las que has pasado este año, pues sí, endercita mia, que quieres que te diga, haya o no haya crisis, tu año ha sido jodido, pero sobre todo, pese a hospitales y portazos, hay algo que mencionas y considero que quizás pueda ser lo peor de todo:

he recordado lo que es no tener el apoyo necesario de las personas que más necesitas que te apoyen.


Eso sí que es chungo.

iolanda dijo...

Endercita, ya pasó!!
Y ya estamos en un nuevo año, pero aunque cambiarán las circunstancias a bien, ojalá que no cambie tu actitud nunca: ¡siempre hay que intentar todo por quienes nos importa! y a lo demás, (eso intento hacer yo) relativizar, lo que no puedo arreglar, lo sostengo en la medida de lo posible para que no se deshaga se rompa o caiga, pero las prioridades son tu y tu pomelo, vuestra vida en común juntos, el día a día y ese apoyo mutuo que no falte para capear y hacer frente a todo lo que os venga.
besos,

larous dijo...

Venga, niña, que ya se termino el 2010. Al 2011 con que sea un año soso, anodino y aburrido nos conformamos ¿a que si? Muchos besos, y feliz año nuevo.

Ana. dijo...

Mucho ánimo, veo que al final has puesto algo en el otro plato de la balanza y eso es lo más importante, no? El m. de 2010 ya pasó y por lo que veo, no pudo ser peor, así que ahora, por poco que sea, será siempre mejor.
Un abrazo!

Ender dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y buenos deseos.
De aquí a 12 meses veremos como se ha portado este 2011 :D

diego dijo...

Ender, o no te conozco nada o sé que vas a remontar, eres muy joven. Ánimo y buen humor sé que te sobran. Un besico.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.