Mini Hulka parte II

lunes, 28 de febrero de 2011

Ya os conté el otro día cual fue mi primer arranque en la vida de furia asesina contra otro especímen de la raza humana, en mi, hasta entonces, corta vida.
Como ya os avancé, por esa época sufrí tres ataques en total en los que me convertí en una Mini Hulka pueblerina, que daba mucho miedo.

La segunda vez que fui presa de una rabia incontenible contra el prójimo y que decidí expresarla en todo su esplendor, fue pocos meses después, en la hora del patio del mismo cole de la vez anterior.

La hora del cole la compartíamos los más peques con los no tan peques, con lo que se daban situaciones de abusones la mar de típicas.
Había un niño de unos 7 años que la tenía tomada conmigo.
Me empujaba, me tiraba del pelo, me ponía la zancadilla, todo, por que era nueva y era de ciudad.
Viví durante semanas esa situación de humillación sin decir nada, volviendo a mi casa con las rodillas peladas y cocinando la mala leche a fuego lento en mi tierno interior, hasta que pasó lo que tenía que pasar.

Un día, venía corriendo el abusón asqueroso este que me tenía frita, cuando me dije:
-A mi me mata a ostias después, pero como que me llamo Endercita que el mamonazo este no me pone un dedo encima hoy!
Y dicho y hecho oiga cuando más o menos había llegado dónde estaba, en vez de pillar como siempre, salí corriendo y así hasta que se cansó de perseguirme que yo en corriendo zig zag era un hacha.
Estando el abusón desprevenido me planté al cabo de un ratito delante suyo y sin darle tiempo a reaccionar le di una tremenda patada en la espinilla.
Como yo era una niña de 5 años y él un niño de 7, cuando lo tuve en el suelo y consciente que en un cuerpo a cuerpo yo tenía las de perder, aproveche y le llovieron unas cuantas patadas, por que total, en cuanto se levantara iba a morir, al menos que me matara después de haberse llevado una buena ración de lo suyo.
Así que el chaval pilló, los demás niños hicieron corro, lo insultaron y humillaron por que una niña pequeña le estaba dando una paliza y cuando se levantó, me miró con odio y salió corriendo.

Ni que decir que yo me sentí super satisfecha de mi misma, de mi valentía y de mi astucia.
Pero el abusón tenía un hermano mayor, de unos 9 añitos, que para mi entonces era el equivalente a un niño muy muy muy grande, así que el mini abusón se presentó delante del hermano hecho un Cristo, le contó lo sucedido y a la mañana siguiente el que vino a buscarme en la hora del patio no fue el abusón, no, fue el hermano del abusón.
Os podéis imaginar que el hermano me dio una manta de ostias que no me arrancó los dientes de leche por que fuí muy precoz y a esa edad los de delatnte ya se me habían caíso casi todos, por que sino, llego a mi casa sin uno.
Cuando terminó conmigo, se alejó mascullando algo así como,
-a mi hermano no le pega una niña
y lo cierto es que en ese momento me faltaba el aire para respirar, por que sino le hubiese podido contestar,
-no majo no, a tu hermano no le pega una niña (presente), a tu hermano le ha pegado una niña (pasado), a ver si aprendemos los tiempor verbales, so garrulo
pero la verdad, en aquel momento, aunque hubiese tenido algo de aire en los pulmones, estoy casi segura que no me hubiese apeteceido mucho hacerme la chula.

Lo bueno que tuvo el segundo incidente de mi rabia infantil desatada, fue que ni el abusón, ni el hermano del abusón, volvieron a molestarme nunca más.

6 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Si el objetivo era que el abusón dejara de abusar, objetivo cumplido.
(Yo también fuí siempre muy valiente y me las dieron de todos los colores, pero nunca bajé la cabeza).

iolanda dijo...

jajaja Ender, después de todo, misión cumplida...
besitos,

CHucky dijo...

Matar humanos... matar humanos... mmmm... matar a toooodos los humanos...

http://www.youtube.com/watch?v=TuI4c_tuFG0

mmmm... nena... ¿te vienes a matar humanos?

Ender dijo...

Maria Jesús, probablemente no tenía ningún objetivo, fue un acto de supervivencia XD
Pero yo nunca he sido particularmente valiente, soy más bien cagona, sólo que cagona con arranques.

Iolanda, sí, al menso sirvió para algo :D

CHucky, no, no me des ideas, que trabajo mucho, tengo poco tiempo y estoy muy estresada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

CHucky dijo...

@Ender: qué buen invento el trabajo a destajo, ¿eh? Así la gente está cansada, estresada y no tiene tiempo para pensar, organizarse, expresarse y hacer otras cosas como...

Grrr... a esto es a lo que llaman Estado del Malestar.

Bueno dejémoslo que me caliento (y encima desvío el tema).

Ender dijo...

El gran invento han sido las hipotecas, que te obligan a guantar carros y carretas en trabajos donde te explotan y no los puedes mandar a la mierda por que necesitas el trabajo para pagar las hipotecas desmesuradas que hay.
Es el estado de la esclavitud economica.
Hemos conseguido vivir peor que nuestros padres...

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.