Se acabó el amor

lunes, 18 de abril de 2011

No es ningún secreto, que el divorcio de mis padres tuvo un impacto brutal en mi vida.
Ese hecho, el final del amor entre mis padres, ha sido algo que me ha perseguido desde mi tierna infancia, algo que creo, ha sido capital para definir mi concepto del amor, de la fiedlidad y de la pareja.

Yo fui la hija de unos padres divorciados en un momento donde los pobres no se divorciaban, en un momento donde absolutamente nadie de mi alrededor estaba en mi misma situación, en un momento donde esa palabra era algo vergonzoso y digno de lástima.

Desde mi punto de vista, el amor es algo que no tiene fin, es una fuerza eterna, es un principio inherente al ser humano, algo con lo que nacemos, desarrollamos y alimentamos, de mejor o peor manera; es uno de nuestros órganos invisibles.
Las personas crecemos en familias, y tenemos padres y madres y hermanos, que conforman nuestro primer contacto con el amor.
Estoy segura de que no escuchamos muy a menudo cosas parecidas a,
-Ya no tengo contacto con mis padres, hemos roto, se ha acabado el amor, lo mejor era dejarlo.
Sin embargo, nuestra familia es el grupo de personas que más dolor nos puede inflingir, pueden hacernos desgraciados hasta unos límites inimaginables, pueden hacernos cosas tan terribles que da miedo pensarlo y, pese a todo, no dejamos de amar a nuestra familia.
He conocido a suficientes personas con padres y madres dignos de llamarse de cualquier manera menos de esa y doy fe de que todas esas personas amaban a sus padres.
Mi propia experiencia es que a pesar de la relación inexistente con mi padre y la relación altamente tóxica y complejísima con mi madre, les quiero con un amor que seguirá vivo más allá de su muerte.
Puede decirse que a nuestra familia vamos a quererla para siempre, mientras estemos vivos.

Entonces, si el amor puede durar toda la vida, como en el caso de la familia, ¿de que hablamos cuando decimos que el amor entre una pareja se ha acabado?
¿Es realmente el amor lo que se acaba, o se acaban las ganas de intentarlo, la paciencia, el aguante?
¿O es que lo que había entre esas dos personas no era amor?
¿Es el amor distinto dependiendo de si es fraternal, como en la familia, o sentimental, como en la pareja?

Ya os he dicho que según mi experiencia, mi visión de las cosas, el amor es algo que no desaparece por que las cosas vayan mal y de ahí el hecho de que no pueda entender que el amor entre dos personas que dicen que se quieren, se acabe.
La opción más fácil para mi, es decidir que esas dos personas, en realidad, nunca se había amado de verdad, aunque resulta muy complejo definir qué es amor de verdad.
Aceptable y lógica, me parece la postura de la pareja que se rompe y reconoce que no es el amor lo que se ha acabado, sino lo demás, las ganas, la paciencia, y que a pesar de ello, seguirán queriéndose aunque ya no estén juntos, porque no creo que sólo podamos amar  a una sola pareja.
Pero cuando me enfrento a una pareja que se rompe y dicen que se les ha acabado el amor, sigo sintiendo que hay algo que se me escapa, algo que no puede ser, que en realidad estamos hablando de cosas distintas.

¿Se os ha acabado alguna vez el AMOR?
¿Me podéis ayudar a comprender por qué?

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Supongo que una cosa es el amor y otra el cariño.
Lo que vivimos de pequeños no se olvida jamás y, para bien y para mal, permanece para siempre con nosotros. Creo que el cariño a la familia en la que nacemos es "cariño animal" y el de la pareja, al ser más tarde, es más racional y más fácil que desaparezca.
Yo he visto a algún dueño tratar fatal a sus animales y como éstos le quieren igual : el cariño por los padres y hermanos (sobretodo de los pequeños hacia los mayores) es ese mismo cariño animal.
O no.
Los seres humanos somos, ciertamente, muy complejos.

CHucky dijo...

@Ender: pues... te va a sorprender, pero no tenía ni idea de lo del divorcio de tus padres. A lo peor nos lo comentaste y no me acuerdo, que ya sabes que yo la cabeza la tengo para sujetarme la nariz...

Respecto al tema, no sé. Se dicen tantas cosas, que... ahí va otro aporte más: el amor debe tener también su parte de inteligencia. Y esto incluye a los padres. Con esto no quiero decir que uno pueda decir "me conviene amar a fulano" o algo así, sino que si, por mucho que ames a fulano, esto no te reporta nada bueno, tienes que aprender a vivir con ello y dejarlo ahí, pero a un lado.

En fin, es otra idea.

Por lo demás, me ha gustado mucho tu reflexión de qué se acaba realmente cuando se acaba el amor.

iolanda dijo...

Yo opino en esencia algo similar a ti, el amor no se puede acabar, se puede transformar, o puede que estemos equivocados y un tipo de amor no sea tal si no capricho, pasión, necesidad de calor, podemos estar enamorados incluso del amor sin amar realmente a la persona que tenemos al lado como pareja y llegar un día y dejar de tener paciencia, de encontrar encanto en unos gestos que inconscientemente nos molestaba pero que ignorábamos, en fin, hacerse una convivencia complicada y difícil que solo aporta fustración y amargura, si se corta a tiempo esa mala "onda" llamémoslo asi por ejemplo, una vez separados subsistirá el cariño del fondo, lo bueno compartido y lo maravilloso vivido y con el tiempo los malos ratos simplemente dejarán de aparecer en la memoria, peroo si esperamos mucho en intentar arreglarlo o dejamos que se termine de hundir esa relación y la mala "onda" en cuestión nos inunde lo que terminará por pervalecer será el resentimiento y lo malo.

Y también pienso que, a los padres, a los hermanos, a la familia con la que has crecido, se les quiere de forma instintiva y de la misma manera, nos hagan lo que nos hagan, seguiremos sintiendo ese amor sin condiciones, aunque si nos pinchan mucho, hay quienes se visten con coraza para que no les siguan haciendo daño... y lo mas admirable es que ¡lo consiguen! (a veces)

Julio dijo...

Veréis, para mí el amor es algo vivo, es un sentimiento que nace de la semilla que otra persona te entrega, que después va creciendo, madurando, pero que también tiene una vida limitada por que termina muriendo, quizás conmigo mismo, pero acaba.

Es curioso que denominemos dos sentimientos diferentes con el mismo nombre, y digo diferentes por que el amor que se profesa a un padre o un hermano, no es para nada el mismo que nos inspira nuestra pareja. Supongo que si cada uno de estos sentimientos tuviese su nombre propio, nos evitaríamos muchas confusiones.

Como digo, el amor es un sentimiento vivo y se acaba cuando muere, bien por muerte natural o bien por asesinato, que también ocurre.

Isa (im-perfecta y buenrollera) dijo...

Ay, Ender... la eterna pregunta...

Pues yo creo que el amor evoluciona como evolucionan las personas a las que quieres y que te quieren, y como evolucionas tú misma.

El amor romántico es una variedad de ese amor. Es una forma especial de concebir el amor e implica enamoramiento y erotismo. Algo que no sientes por el resto de miembros de tu familia... y sí, hay personas a las que les dura de por vida, y personas a las que se les acaba.

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.