Terror en estado puro II

jueves, 9 de julio de 2009

Las otras dos pelis que vi el pasado fin de semana, cómo ya os decía el martes, también tienen su componente de horror.

La primera, Quarantine, por motivos obvios, es de terror, para más señas, es el remake que hace John Erick Dowdle de la española Rec.
Para empezar diré que Rec me gustó, por qué hay gente a la que le gustó mucho y gente a la que no le gustó nada de nada.
Sin embargo, a pesar de estar filmada casi plano a plano cómo la original y que se sale muy pocas veces y bastante necesariamente del original, para mi gusto, el remake no trasmite la sensación de miedo que se lograba en la versión patria.
Por ejemplo, la sensación de agobio y el histerismo de la protagonista no se plasma con la misma intensidad.
Las imagenes del sellamiento del edificio, imagen perturbadora y terrorífica, tampoco.
A pesar de todo, si tenemos en cuenta de que es lo que es, una versión y de que es americana, que suelen ser poco amigos de lo sobrio, está bastante bien, sin superar al original, no decepciona.

Y la cuarta película de terror y tal vez la más sorprendente para mi, fue la britanica-finlandesa-islandesa (toma ya!), Eleven men out, de Róbert L. Douglas.
Esta "comedia dramática" según la etiqueta de las críticas, trata de una estrella de fútbol, (o en Islandia las estrellas son muy modestas, o lo más normal del mundo es que la liga de primera se juegue en campos de tierra, con unas gradas propias de cualquier campo, no ya de tercera, sino de barrio directamente) que por "error" desvela a la prensa que es gay.
Aunque lo que pasa, es que el tio, que está un pelín rallado, y decide espetarle a una periodista mientras está en el vestuario, cómo si tal cosa, que es gay, así, sin respirar, pum.
Cómo no, se lia parda, el futbolista sale en la portada de la revista para la que trabaja la periodista, es expulsado por su propio padre, entrenador del equipo, del club, su exmujer se la monta, aunque eso es lo habitual y su hijo adolescente, lo odia.

Y volvemos a los tópicos, Islandia, país nórdico, avanzado...nos figuramos que en un país así, la homosexualidad no es motivo para que lo despidan a uno, ¿no?, pues imaginamos mucho, por qué el club cree que será una influencia perniciosa sobre la moral de los chicos jóvenes o que puede contagiar al resto de jugadores.
O sea, otra película de terror, dónde la família, el club, tratarán de retornar a la normalidad al protagonista por todos los medios conocidos.
Sin embargo, el protagonista que tiene una conciencia comparable con un mejillón de roca, decide que le da lo mismo todo, la reputación de su familia, la del club e incluso la vida social de su hijo y termina jugando en un club amateur formado por jugadores gays.
Y no es que esté mal jugar en un equipo gay, es que este hombre en ningún momento repara en a lo que está exponiendo a su familia, mientras él esté feliz, pa´lante.

La película en si, es bastante floja, no tiene muy mala leche, que podría haberla tenido, ni tampoco es una comedia desternillante, pero narra cómo el equipo gay es tratado por la sociedad en la que vive, que evidentemente no los tolera demasiado bien, por qué menos bonitos, los llaman de todo, aunque tiene sus ventajas, los equipos rivales no quieren jugar contra ellos por qué son gays, lo que les hace ganar partidos sin jugar.
Adiós mito nórdico...otra vez.

Finalmente, el protagonista, repara en que una cosa es ser gay y la otra un irresponsable, imaginad un adolescente de 13 años en el instituto, que no es muy sociable, pero es el hijo de una estrella y ahora, sigue siendo poco sociable y es el hijo de una alcoholica y de una estrella gay; para colgarse de un pino vaya, por qué al chaval le da lo mismo que el padre sea gay o no, pero ser aceptado por sus compañeros, eso sí le importa.

En fin, que los nórdicos tienen lo suyo, y además, es increíble lo que les gusta a los protagonistas de esta peli, conversar bajo la intensa lluvia, aunque tengan posibilidad de estar bajo cubierto con sólo mover un poco los pies.

Y al final, todos felices, con día del orgullo gay incluído.

3 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

No me gustan las cosas de miedo. Todo lo que sé sobre él lo aprendo de las películas y que tu ves y los libros que lee Gradicela (otro de los blogs que sigo). Narrado por otro, me interesa. visto o leído por mi, imposible...

Hawai dijo...

Gracias otra vez por tus resúmenes, Ender. Muy interesantes.

Bicos.

rivela dijo...

No soporto las pelis de terror, la única que vi fue "Los otros " de Amenabar porque me pudo la curiosidad. biquiños

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.