Kit de supervivencia de la mami loca de atar pero feliz

martes, 17 de diciembre de 2013

Con la llegada del Pececito de Mar, las mamis nos enfrentamos a nuevos retos estilísticos a veces difíciles de superar.
Con unos 5 minutos de tiempo para ti al día, debes tratar de no parecer un zombi, aunque te sientas cómo uno y con tal de seguir sociabilizando es importante que no descuides tu aspecto e higiene básica, aunque los 10 minutos de la ducha los cambiarías gustosamente por 10 minutos de sueño más.



Mi kit básico para no ahuyentar al prójimo y mantener mi anatomía en unos mínimos aceptables es este:

1- En tu vida habías dado tantos besos:
Si tu labios suelen ser cual el esparto gracias a la deshidratción extrema y llevar los labios cortados forma parte de tu adn, recuerda que no es nada bonito que tu retoña acabe con la cara igual de arañada después de que la bese papá con su barba que mamá con sus morros piedrapomez.
Ya antes era una adicta a los protectores labiales pero es que ahora que me paso el día besando y besando y besando, los consumo en cantidades industriales. 
Yo uso el Bálsamo labial de mojito de (Malin + Goetz) no es muy pegajoso, huele muy bien y me hidrata mucho.

2+5- Entre los dedos de las manos te han salido membranas:
Nada más llegar de la calle te lavas las manos para coger y besar al Pececito de Mar, antes de darle teta te lavas las manos, antes de cambiarla te lavas las manos y después también, antes de darle el puré te lavas las manos y después también, antes de cocinarle te lavas las manos y después también...a estas alturas, entre tus dedos han salido unas membranas que te avisan de que ya estás lista para lanzarte al mar y sobrevivir en él, pasas más tiempo con las manos en remojo que secas.
Si voy a estar todo el día dale que dale con el jabón, al menos que sea uno que me guste y que no me deje las manos como una lija y con la excusa de que la lata era tan monórrima, no pude resistirme.
Ahora estoy usando el Jabón en lata VINTAGE, Ámbar Rosa de The Scottish Fine Soaps Company.
Huele que enamora y deja las manos suaves suaves.
Y para después o no para después, por qué soy igual de adicta a la crema de manos que al cacao para los labios,  Essence 24h hand Protection balm Strawberry Dark Chocolate, que aprovechando las fechas huele muy navideñamente y hace que me den ganas de chuparme los dedos.
Tengo otra igual de banana esperándome.
Y otra de Rosa de Bulgaria.
Y otra de Gengibre.
Y otra de...¡qué!, ¡ya os he dicho que soy una adicta a las cremas de manos!

3-No se ría, no se ría, de la Bruja, Avería:
Uno de mis grandes problemas en la vida es mi pelo, sí, me trae por el camino de la amargura.
No sé de quién lo he heredado, pero desde luego, me hizo un favor.
Tengo ese pelo que cuando era pequeña eran tirabuzones preciosos y que al ir creciendo fué experimentando eso de la estática y que no es ni liso, ni rizado, ni nada en concreto, pero que como no me peine después de lavarlo y le de alguna ayuda química, parezco la hermana perdida de Tina Turner.
Una vez seco, ya no se puede peinar, así que hay que asegurarse que antes de que se seque haya quedado en unas mínimas condiciones y como corro el riesgo de no disponer del tiempo necesario para adecuarlo al de un ser de esta raza debidamente civilizado, he descubierto una cosa maravillosa, una especie de crema que se pone en mojado y en seco y evita que cuando la gente me vea grite; - ¡¡¡La Bruja Avería!!!
Yanagiya PREXCEED Hair Cream (Tsubaki Oil) (140 g).

4+6- La felicidad se te nota en la cara (de loca):
Concretamente en eso que llaman arrugas de expresión, que son hermosas y otorgan personalidad y demuestran que has vivido y todas esas cosas.
Como soy una mami algo mayor y me encantan las arrugas de expresión, que quede claro que tengo desde los 15 años, pero a veces temo que en unos años me pregunten si el Pececito de Mar es mi nieta en vez de mi hija, le doy al contorno de ojos y a la hidratante como si no hubiese mañana.
Eso me asegura tres cosas importantes:
-No despellejarme como un lagarto de muda en el frío invernal.
-Que me sigan diciendo eso de que resplandezco desde que soy madre.
-Evitar el llanto desconsolado de mi bebé.
Yo uso para los fríos invernales para la cara Giovanni, D:tox System, Replenishing Facial Moisturizer, Step 3 y para los pinrreles de gallo Bee Naturals, Queen Bee, Peeper Keeper Eye Balm.

7- Un rayo de sol uo-o-o:
En catalán hay un dicho que dice, cara pigada, cara estimada, que pa que se me entienda en todas partes es, cara pecosa, cara querida pero sin la rima, claro.
Las pecas son muy bonitas sí, hasta que van creciendo y creciendo y dejas de parecer la hermana perdida de Tina Turner, para ir pareciendo su gemela por qué entre los pelos y el tono de la piel que te ha subido 7 tonos desde que saliste de casa y has vuelto, descubres eso de las manchas solares.
En el embarazo ya ni te cuento, como pilles el verano fijo te sale un simpático bigote de melanina que luego no te quita ni el láser.
Y como has pasado de ser un vegetal cuyo mejor plan era pasar el finde viendo series y pelis frikis, a estar todo el día haciendo el gamba por ahí al aire libre, si no quieres acabar siendo el doble con tetas de Cocodrilo Dundee, ya te puedes ir embadurnando varias veces al día en un buen protector solar.
Yo ahora estoy usando Kiss My Face, 50 SPF.

8- ¿Es un pajaro, es una avión? No, ¡es Purelan!:
Antes de estar embarazada me preguntas que qué es Purelan y seguramente te hubiese dicho que un detergente para lavar prendas de lana o algo por el estilo.
Antes de ser madre, las tetas me dolían bastante, o eso creía yo, pero los pezones no.
Con la maternidad recién estrenada si te han dado puntos, siempre llega el día en que te preguntas:
-Mmmmm, a ver, ¿qué me duele más, el cosimiento del toto o las heridas sangrantes de los pezones?
Difícil elección, sí señora.
Habrá opiniones de todo tipo, mamis más del dolor de toto y mamis más del dolor de teti, pero sea cómo sea, cuando te quejes del dolor de teti todos en tu entorno te dirán eso de:
-¿Y ya te has puesto el Purelan?
El Purelan oiga, la nueva piedra filosofal de la maternidad, el Santo Grial, el descubrimiento más importante después de la Penicilina, el Soma tetorril, el no va más del no va más.
Da igual con quién comentes el tema, con tu vecina, con tu comadrona, con tus compañeras del trabajo madres recientes, con la farmacéutica, invariablemente si hay dolor de teta, hay pregunta.
¿Purelan?
Lo único malo de esta crema milagrosa, es que no es milagrosa.
Que yo no digo que no haga nada, que no vaya bien, que no haya salvado la lactancia a miles de millones de mujeres, no, no digo eso.
Digo que para hidratar y proteger el pezón es estupenda, pero que cuando tienes una grieta con herida desde hace tres meses, pues milagros tampoco hace, vamos, que no es como depositar una gota de sangre de vampiro que todo lo regenera y cura.
Pero que vaya, para lo que es , para proteger, hidratar y preparar, pues sí, va muy bien y yo aún tengo un botecito a estas alturas de la mamancia, digo lactancia.
Medela purelan 100 nipple cream, se compra en cualquier farmacia.

Y hasta el aquí el kit de supervivencia.
Si te ha gustado algo, he dejado los enlaces.
Si te animas a comprar en IHerb, una página americana de entre muchas cosas, cosmética, mucha de ella con ingredientes naturales y barator barator, en tu primera compra te puedes beneficiar de un descuento de 5$ o 10$, depende de promociones que hacen, metiendo el código POC477 o siguiendo este enlace:
http://www.iherb.com?rcode=POC477.



1 comentarios:

Lourdes Izquierdo dijo...

Jajaja Ender me ha encantado el kit de supervivencia...Bsotes

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.