Segundas oportunidades

martes, 28 de abril de 2009

Las oportunidades, a menudo se desaprovechan.
Otras, son engullidas por el orgullo, la estupidez, el miedo o la indiferencia.

Las buscamos, las perseguimos, las fabricamos.
Las desperdiciamos, las vendemos, las quemamos.
Las codiciamos con toda el alma y la mayoría de veces, nisiquiera somos capaces de verlas llegar, de alcanzarlas, de cobijarlas.
Cuando al fin las reconocemos ya están alejándose dejándonos en la boca el amargo sabor a cristales rotos.

Por eso, nuestra segunda oportunidad está en esta diminuta presencia, carne de mi carne y sangre de mi sangre.

Y si somos capaces de dejarla pasar ahora que la hemos reconocido, entonces, seremos exactamente igual que aquellos a los que tanto hemos culpado.

5 comentarios:

Daisy dijo...

pero la vais a aptovechar...

y vais a tener paciencia y no echarlo todo a perder a la primera de cambio...verdad que sí?

besucos de güeli

Ender dijo...

Por supuesto, los de mejor disposición somos los que más perdimos.
Los otros, han seguido en su línea, así que ahora hay que desmarcarse de ellos y seguir con lo que estamos construyendo.
Nunca pensé que se pudiese sufrir una transformación tan honda en tan pocos minutos y encima, estoy enganchada al peque :DDDDDDDDDDDD

mariajesusparadela dijo...

Ender, tómatelo con calma y recuerda siempre que cada ser es independiente de los otros seres y quiere, en su momento, tener vida propia.
(Es un aprendizaje de cada día, sosegado, tranquilo).

Ender dijo...

María Jesús, me temo que en este caso, de lo que se ha pecado ha sido de demasiada independencia :DDD

mariajesusparadela dijo...

Lo digo con relación a ti: mima, acariña, protege, cuida. Pero piensa que su vida es suya y, algún día querrá irse...

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.