África

viernes, 5 de junio de 2009

Acabo de leerme un libro del autor sueco Henning Mankell, llamado El cerebro de Kennedy, que trata entre otras cosas y a muy grandes rasgos, del Sida en África.

La idea principal viene a exponer la falta total de escrúpulos por parte de las empresas farmacéuticas, y la utilización de seres humanos cómo cobayas para probar vacunas contra el Sida, habiendo sido, previamente, infectados, en muchos casos, aunque el grueso de cobayas son, algunos de los millones de infectados ya existentes.

Esta idea, que si se mira desde la perspectiva de un ciudadano europeo bienpensante puede resultar absolutamente absurda e inverosímil por su terrible significado, se puede contemplar desde otro prisma, el de un ciudadano del mundo que sabe que la codicia del ser humano no tiene fin y cree en la falta de moral absoluta de la raza humana, y , por tanto, sería una idea completamente concebible.

Y es que, si se mira fríamente, ¿qué posibilidades hay realmente de que este tipo de cosas no estén pasando en el mundo, no sólo en África?
En un mundo dónde la vida no vale nada, dónde millones de niños en el tercer mundo se prostituyen para poder sobrevivir, dónde los jovenes se inmolan para poder vivir en el paraíso, dónde las mujeres en todas las partes del mundo son asesinadas por su condición de mujer, en este mundo en dónde todo lo espantoso tiene cabida siempre que haya un beneficio para alguien, que más iba a dar un poco de sufrimiento de los pobres, sobretodo si ese sufrimiento negro es para beneficio de los blancos, claro.

Pero lo peor de todo, es que en un acto de pesimismo y desaliento total, ayer, al cerrar la última página de ese libro, pensé, que con un poco de tiempo, ese tipo de actos, tal vez nisiquiera tenga que esconderse tras mentiras y más mentiras, por qué al paso que vamos, puede que llegue un día, dónde esas cosas pasen abiertamente y ya nisiquiera nos importe; total, si mueren para salvar el mundo.
El primer mundo, claro.
Y ni siquiera me quedaron ganas de investigar.

3 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Siento mucho tener que decírtelo,pero hay sospechas fundadas de que el sida fue producido (en principio) en un laboratorio americano y esparcido por Africa. Las mutaciones posteriores no contaron con ellas...
Y¿ de donde te crees que salió la última gripe? Supongo habrás leído algo sobre el excedente de medicamentos con los primeros brotes de la gripe del pollo...¿por qué valen los mismos?
¿Y, por qué los medicamentos no son genéricos? Siempre hay detrás laboratorios en disposición de alentar el miedo y vender y vender...Nunca sabremos la verdad sobre todas esas cosas, pero yo tengo una enorme mosca detrás de la oreja.

Hawai dijo...

En el primer mundo ya han pasado cosas, siempre se pone el ejemplo del doctor Mengele, y seguro que hay más.

África es la gran asignatura pendiente de la Humanidad.

El tema de los medicamentos es peliagudo. Por ej, hay países donde faltan, y los niños fallecen por enfermedades elementales. Y aquí, en el nuestro, se abusa en exceso de los medicamentos, hay gente que vive medicalizada y tiene auténticas farmacias en casa, casi nunca de manera justificada. ¿No podríamos encontrar un punto intermedio eficiente?.

Los laboratorios están por el benficio, son empresas. Aunque es justo reconocer que desarrollan importantes labores de investigación.

Bicos.

Ender dijo...

María Jesús, de eso tambíén habla el libro, plantea la hipotesis de que el Sida es un experimento que de alguna manera no esperaban que fuese tan poderoso.
Lo que dice y no había oído antes, es que la idea final de este experimento, era arrasar África, o sea, infectarlos, dejarlos morir y luego quedarse con el continente.

Sobre los medicamentos, podríamos hablar y mucho.
Y sobre los criterios para recetarlos, también.

Haw, sí han pasado cosas, pero creo que es distinto, en el ejemplo que pones, Mengele, su finalidad no era enriquecerse, y la de las farmacéuticas sí, al fin y al cabo, a este señor le movía el ansia científica, sin ética ni escrúpulos, pero lo que buscaba, era ciencia.

Por descontado que son un negocio, pero cuando la salud es un negocio deja de ser salud y entonces lo más importante ya no es salvar vidas, sino ganar dinero y cuando ambas cosas se mezclan lo que se suele es ganar dinero a costa de vidas.
A mi lo que no me parece normal es que una industria que ha de salvar vidas se lleve por delante a quién sea para ganar dinero.
Es que es un sisnsentido moral absoluto :(

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.