Momento sueco

martes, 16 de junio de 2009

Y no, no es que haya ido a Ikea, o que vaya a ir para celebrar el midsommar, tal y cómo reza su publicidad, fiesta que por cierto, hace dos semanas nisiquiera conocía, y que aparte de verla en la publicidad de esta tienda, ha aparecido en alguno de los libros que estoy leyendo.

Estoy en mi momento sueco, es evidente.
He pasado por el momento británico, el alemán y ahora el sueco.
La última peli que fui a ver al cine, era sueca, y los dos últimos libros que he leído son suecos, a saber, El hombre sonriente, de Henning Mankell y Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson.

Lo primero que supe de ellos, es que se suicidaban mucho, ya ves, me explicaron que en los años 70, creo, salió un libro muy polémico llamado, Suecia, infierno o paraíso, dónde revelaba que el país del bienestar supremo era uno de los lugares dónde la tasa de suicidio es más alta de Europa, o dicho de otro modo, tener la vida solucionada y una mierda de clima, no es bueno para el ser humano.
Otra cosa llamativa, es que, según los libros de Mankell, la policía sueca es la que tiene la tasa de resoluciones de casos más baja, no sé si de Europa, del mundo civilizado o del universo conocido.

A pesar de que Suecia es el supuesto estado del bienestar, en los libros que he leído, siempre está presente una especie de pesimismo social, un halo de descontento, una percepción de "lo mal que están las cosas en Suecia hoy en día" que, cómo española que soy, no deja de sorprenderme, por que si nos ponemos a comparar, seguro que no salimos muy bien parados.

Y sin embargo, por muy avanzados que estén, por muy bien que vivan, al final, hay una cosa que parece que es más importante que todo ello; el clima.

El único contacto que he tenido con un sueco, casado con una chilena, fue una noche de octubre, de un octubre extremadamente cálido, que pasamos agradablemente en manga corta en un terrado, cenando y charlando.
Estaba con ellos, un amigo, también chileno y los tres nos comentaban lo duro que resultaba vivir en un clima cómo ese, no sólo para los dos chilenos, que se habían criado en un clima completamente distinto, sino también para el porpio sueco, que comentaba maravillado que la luz de España era alucinante.
Nos contaban que ellos vivían en un pueblo al norte, dónde en invierno a las 12 del mediodía el sol empezaba a esconderse, y que las horas de "sol" eran una especie de penunbra extraña lo que los motivaba a irse a dormir a las 6 de la tarde.
Después de charlar largo rato con ellos, nos confesaron que el sueño de su vida era trasladarse a cualquier país con sol para vivir una vida normal.
Que a pesar de que a nivel social, estaban mejor que en otras partes, todo eso no les servía de nada si no podían disfrutar de la vida.
Que el sol da alegría de vivir y eso no lo suple nada.
Que no sabíamos la suerte que teníamos.

Y probablemente es cierto.

15 comentarios:

iolanda dijo...

Hoy amaneció nublado aqui, con un curioso olor indefinido a lluvia sin haber empapado... pese a todo al ratito me viene el aroma de la madreselva que me recuerda que es solo un lapsus, que mañana seguramente estará despejado de nuevo, por que sin saber por que, (o quizás si) hoy me siento algo triste.
saluditos

diego dijo...

El sol es alegría, energía, vidilla. Yo pasé los 14 años primeros de mi vida en Tánger, una de las ciudades más luminosas de África. Cuando a mi padre lo destinaron a Madrid, nos vinimos la familia para la capital, y recuerdo que Madrid me pareció la ciudad más triste, oscura y sucia que había conocido hasta entonces. Ahora, sin embargo, añoro el clima madrileño cuando tengo que viajar y pasar temporadas en otras latitudes más al norte. Todo es relativo. Pero a mí, que me den solecillo y calor. De Mankell sólo he leido Viaje al fin del mundo, una maravilla de novela en la que plantea precisamente este tema de los climas extremos.

mariajesusparadela dijo...

Yo creo que no es solamente el sol (que también) sino la luz. No hay más que ver las diferencias entre gallegos y andaluces ( sin tópicos).

Ender dijo...

Iolanda pues imagínate siempre así :S
Y hoy, hace solete del bueno?

Diego, el cambio de Tánger a Madrid debe ser un poco durillo, son climas tan distintos!

Cuando he ido al norte, me ha sorprendido presisamente eso, el cambio de la luz, lo mismo de lo que habla María Jesús, es sorprendente lo poco luminosa que resulta.

Diego, anímate un día a hacer una entrada sobre Tánger :D

Maria Jesús, tú que vives bien al norte, con qué te quedas, con la luz gallega o con la luz andaluza?

Daisy dijo...

debo ser la nota discordante...

Yo en verano...si estuviera Suecia más cerquita y tuviera suficiente dinero tendría mi segunda vivienda en una islita de las 24000 que hay para entrar en Estocolmo...

A mi tanto Suecia como Noruega me dejaron flipada...Tal vez porque las conocí en Julio y en esta época pasa lo contrario que en invierno, el sol no se acaba de esconder... Tal vez por tener ese clima... sus pueblos me parecieron de un colorido maravilloso...creo que es el sitio donde más flores he visto...¡que paisajes! ¡que lugares!

Un día dedicaré una entrada en mi blog a esos lugares...si encuentro las fotos

angelito dijo...

Tal vez algún dia nos demos cuenta de que tener el futuro resuelto ayude, claro, pero que solo eso no conlleva la felicidad. También puede que ayude a la felicidad las tardes del mediterraneo, con una cervecita en la mano.

Es evidente que norte y sur existen, y que somos diferentes, tal vez por el sol, la luz, el clima....lo que sea.

Tal vez algún dia veamos que en realidad lo que buscamos está en una palabra: equilibrio. Y que eso cuesta toda una vida encontrarlo, tal vez más de una.

Ender dijo...

Pues Daisy, precisamente del caso contrario hablamos, mi medio pomelo y yo y coincidimos que lo de dormir con luz diurna y esas cosas debe ser horrible.
Dicen que las personas con la tensión baja funcionan mejor a la caída del sol, no sé si será verdad, pero a mi me pasa y no me veo estando en un sitio con tanta luz, me causaría un insomnio terrible.

Para visitar estará genial pero para vivir...

Angelito, es un antagonismo antiguo, bienestar social versus bonanza climática, lo primero suele ir unido a un clima asqueroso y lo segundo a uno cojonudo pero de republica bananera.
En nuestro caso, creo que estamos capacitados para mejorar mucho socialmente, con lo cual sería genial a largo plazo.
Yo el clima no lo cambio por nada.

Daisy dijo...

Solo puedo decirte...que lo que sentí a las 6 de la mañana viendo amanecer 2 horas antes de entrar en Estocolmo, yo sola en la cubierta de un barco, sólo lo supera la vista de la Bahía de Río de Janeiro desde el Corcovado... en los dos lugares lloré a moco tendido...y la emoción apenas me dejaba respirar...

No es luz intensa Ender es como si estuviera llegando la noche y no acabara de llegar...pero en el Sur de Suecia que es donde vive casi todo el mundo los días son días...

Yo puedo dormir con luz... de hecho casi nunca bajamos las persianas.

No hay que ser chauvinistas...no es mejor el Mediterraneo que el Cantábrico ni viceversa.

La calidad de vida de los paises nórdicos es única. Aman la naturaleza a tope y la cuidan y la preservan como nadie.

Es cuestión de acostumbrarse. Yo estaba acostumbrada al sol y al clima seco de Castilla cuando me fuí a vivir al Norte y me costó adaptarme...luego desde Galicia me fui a Cartagena...y yo que era de secano hubiera dado algo el primer mes porque lloviera... luego me adapté de nuevo...

Ahora como bien sabes distribuyo mi vida entre el Norte y el Sureste con un clima muy diferente... y me adapto perfectamente a los dos sitios.

Ender dijo...

Pues será eso, que tú puedes dormir con luz, pero nosotros no :DDDDDD
En Polonia que no saben lo que es una cortina y amaneceía sobre las 6, o sea, dos horas antes que en España, tuvimos que tapar las ventanas con toallas por qué no era plan levantarse a las 6 de la mañana después del tute que nos dábamos cada día y sino, no podíamos.

Lo de chauvinista lo dices por mi? me refería al clima de España, ese es el que no cambio por nada, y dentro de España no sabría que elegir, no conozco tanto los distintos climas, pero el de mi tierra me gusta bastante la verdad, aunque los climas secos me vienen mejor que le mío, por la piel, por el asma, etc.

Por cierto, hablando de luces, cuando llegué a Marruecos aluciné con la puesta de sol que tienen, ahora es completamente de día y en menos de 5 segundos se ha hecho de noche!

Daisy dijo...

Lo de chauvinista lo digo por todos...siempre pensamos que lo nuestro es lo mejor... y yo que me he trasladado 12 veces, ese sentimiento lo he visto en todos los lugares...para los del Sur lo mejor es su tierra, para los del Norte la suya...

Defender tu tierra es lógico.

Suecia es un país extraordinario. Ya sé que los inviernos son terribles.

Yo he vivido mi infancia y adolescencia en Valladolid con unos inviernos crudisimos y sin calefacción. Y he sobrevivido. No eran comparables con los de Suecia? Estoy segura que en las casas de Suecia tienen más temperatura de la que había en casa de mis padres cuando yo era jovencita.

La falta de luz de los inviernos en Suecia sí que es importante para mi...No pasaría los inviernos allí si pudiera elegir... Pero también es importante las temperaturas de los veranos del Sur de España... tampoco los pasaría allí si pudiera elegir...

Y sin embargo, hay gente que vive en ambos lugares. E incluso se siente muy feliz :DDDD

Ender dijo...

Claro, por eso acaban todos pasando el invierno en Spain :DDDDD

Daisy dijo...

Claro, por eso me gustaría a mi pasar el verano allí :DDDDDDDD... pena no ser sueco para tener su nivel de vida y poder elegir

Ender dijo...

No te creas, yo pienso que cada vez llevo peor esto de tanto calor, el piso nuevo es un horno.
A mi me gustaría pasar el verano en Sueci y el invierno en un clima tropical :DDDDDD

Daisy dijo...

Cuando lo consigas llevame contigo pa eso soy tu güeli...

Ideal para los cactus y las ascleps el nuevo piso...¡te quejarás!!!

Ender dijo...

Pues sí, me quejo, hace ya casi un mes que dormimos destapados y con todo abierto para regocijo de los gatos :D
El otro piso tenía muchísimo sol y este tiene aún más, tanto, que a pesar de que todas mis plantas están acostumbradas a mucho sol y muchas horas de sol, algunos se quemaron, así qué...
En verano esto va a ser para alucinar, pero me consuelo pensando que en invierno casi no voy a pasar frío :D

Por cierto, cuando estuve en Berlín me quedó clara una cosa importante a la que has hecho referencia, las casas están equipadas para soportar el frío, cosa que aquí no.
Segurísimo que tú pasabas más frío.
Mi amiga alemana dice que en Barcelona pasa más frío que en su tierra natal, allá por el norte-norte de Alemania, por qué las casas pierden calor por todas partes y allí no.

Y por descontado, te llevaré conmigo cuando me vaya :DDDDDDDD

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.