Mil disculpas

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Este mes de enero se inció la que esperamos sea nuestra última aventura inmobiliaria.
Tras 9 años disfrutando plenamente de un piso que compramos con todo la ilusión del mundo se impuso el hecho impepinable de que necesitábamos otro piso que tuviese una habitación más.
Además, estaba mi deseo de tener una terraza donde dar rienda suelta a mi encorsetado hoobie hasta el momento, por falta de espacio al aire libre.
Así que una vez tomada la decisión, pusimos nuestro piso a la venta y empezamos a buscar uno nuevo.
Todo el mundo nos decía que esperásemos, que los pisos no se vendían, que era el peor momento, en pocas palabras, que no íbamos a vender el piso en la vida, vamos.
Por otra parte, nuestra búsqueda estaba muy condicionada por unas características extremadamente concretas, lo cual no nos facilitaba precisamente la tarea.
Nuestro sueño era vender y comprar al mismo tiempo, lo cual era poco menos que un sueño imposible, pero seguro que es el que tenemos todos cuando nos embarcamos en una compra/ venta.
Y a pesar de todo, resultó que en el mes de marzo se dio la feliz coincidencia, teníamos un comprador y habíamos encontrado un piso; finalmente, resultó que tras hacer papeles y más papeles, la compra se haría antes que la venta, asumiendo una hipoteca puente que un banco nos daba.

-Intento de compra nº 1:

Llegó el momento de la compra, sentados en el despacho del gestor que llevaba nuestra compra tratando de que nos hiciesen llegar la oferta vinculante, que no llega, y no llegará nunca por qué además de no mandarla, el banco en cuestión no tenía fondos para realizar la operación, es fuerte, pero es así, vuélvete a tu casa, pierde el día que has pedido de fiesta, llama a tu empresa y pide el día siguiente, por qué al día siguiente se programa la nueva firma.
¿Porqué un banco que tiene agendada una compra venta no tiene fondos a las 12 del mediodía para afrontar esa operación?
No digo que a las 12 tenga fondos millonarios por que a mi me de la gana, pero sí, que ya que programan una operación, tengan dinero para respaldarla, o ¿acaso lo que pido es una tontería?
Intento de compra nº 2:
Al día siguiente, todos sentaditos en la mesa de la notaría y en estas que el señor notario nos dice eso de:
-Este piso no se puede vender, hay un conflicto de intereses.
Ni os cuento la cara que se te queda en esos casos.
Aquí las cagadas se acumulan.
Este piso que quiere ser vendido por una inmobiliaria, la cual dispone de un gabinete de asesores que se miran con lupa, o eso deberían hacer, todas las ventas y más cuando hay una herencia de por medio, con un heredero declarado incapacitado, parece que haya caído del cielo y haya llegado a la notaría directamente.
Lo peor de todo, es que este piso que no se podía vender pasó dos filtros, el del asesor de la inmobiliaria y el de la notaría, que cuando llegó a sus manos consideró que era apto para vender, aunque unas semanas más tarde, consideró que no, todo por el mismo módico precio.
Es decir, que la notaría nisiquiera tiene un criterio uniforme sobre qué es vendible o qué no lo es.
En estos casos, ¿qué se hace?, pues se le pasa la patata caliente al de arriba, es decir, se le manda la consulta al señor registrador y él decide si sí o si no. Esta gestión, por descontado, es lenta, lenta, lenta.
Bueno, pues se espera, ¿no? sí, pero ¿dónde? por qué a todo esto, nosotros a principios de abril vendemos nuestro piso, ¿qué se supone que hemos de hacer?
Tras sopesar la situación se decide que los futuros compradores del piso, nosotros, podremos vivir en el piso a comprar mientras todo se soluciona.
Hala, múdate a un piso que no sabes si podrás comprar o quédate en la calle, mmmm, vale, nos mudamos.
En estas, el señor del registro estipula que NO hay conflicto de intereses, así que podemos firmar, pero, por que hay un pero, entretanto, el banco que nos ofrecía la hipoteca puente de mil amores se retira discretamente, o lo que es lo mismo, dice que si un poder judicial no nos facilita la hipoteca.
Y todo esto, ¿por qué?, pues por que el banco, en vista de la escabechina se decide a investigar un poco y descubre que la persona incapacitada justo antes de heredar tenía un abogado que le llevaba sus gestiones. Este señor, al renunciar a su gestión sobre el vendedor, traspasa a la hermana del incapacitado todos los temas legales y le indica que si quiere vender, deberá solicitar un poder judicial, gestión que como es obvio nunca se realizó, y claro, con esta información el banco estipula que la gestión no está bien hecha y decide no arriegarse.
Pero, ¿a qué se arriega el banco?, pues resulta que la ley dice que si compramos el piso sin un poder judicial y el día de mañana le vendedora se desentiende del heredero incapacitado del que se ha hecho cargo y lo echa a la calle, éste puede reclamar el piso, y un juez puede dictaminar que ese piso es suyo al no haber poder judicial lo que nos dejaría a nosotros en la calle y con una hipoteca que pagar. ¿Divertido, no?

Claro, que la parte vendedora jura y rejura que eso no pasaría nunca y de pasar es imposible que un juez nos quite el piso; imposible que pase con una ley que lo posibilita, una cuestión de mala suerte, vaya, de muy mala suerte.
Pues nada, pide el dichoso poder judicial, la gestión se incia el mes de abril y se completa en mes de octubre. Menos mal que tenemos donde vivir, por que 6 meses no pasan rápido precisamente.
Y llega octubre y por fin, con todos los papeles necesarios se programa una nueva firma.
-Intento de compra nº 3:
Sentados a la mesa de otra notaría, por que a todo esto, se ha cambiado de banco y por lo tanto, de notaría, después de 6 largos meses y con los nervios de punta, esperamos pacientemente a que llegue el notario, a todo esto, llega el gestor del banco y dice:
-Hay un problema- y pasa a explicarnos que no se han liquidado los impuestos que se derivan del hecho de haber vendido una herencia antes de los 5 años que estipula la ley. La otra opción es que este importe se retenga de la venta, pero no, a la persona encargada del banco no le da la real gana.
Teniendo en cuenta que han dispuesto de más de tres meses para mirarse los papeles, es bastante inexplicable como se dan cuenta de este dato unos 10 minutos antes de la firma. Aunque lo mejor estaba por llegar, ya que el vendedor al revisar los papeles descubre que le falta la cédula de habitabilidad, documento sin el cual, no se puede firmar.
Es decir, que tras 6 meses de esperar, nadie se ha mirado los papeles de la venta y ha corroborado que no falta nada.
Total, que todos a casa, por que hoy tampoco se firma.
-Intento de compra nº 4:
Si el tercer intento fue un viernes, el cuarto fue el lunes siguiente.
Ni que decir que no teníamos nada claro que lo fuésemos a conseguir, pero al final, se obró el milagro y firmamos.


El caso, es que con tantas meteduras de pata, uno puede imaginarse que al menos nos pedirían miles de disculpas y todos los integrantes de la maquinaria de la cagada tras cagada se encontraban muy compungidos por su escasa profesionalidad; pues no.
Sólo en la tercera firma, el vendedor nos pidió disculpas por su mala gestión; del resto de errores que nos ha tenido alrededor de 7 meses en danza, nadie se ha responsabilizado, nadie ha sentido la necesidad de pedirnos disculpas, o darnos alguna explicación de por qué las cosas se habían hecho mal; nada. Todos y cada uno de ellos, debió pensar que la responsabilidad era de otro y que él o ella, como representante de su empresa, no tenía por que pedirnos disculpas, a nosotros, que hemos pasado más de seis meses esperando y esperando, que hemos pasado 6 meses viviendo en una casa que en absoluto es una casa adecuada para vivir con comodidad, sorteando los problemas que da una casa como la nuestra, con ingenio y paciencia, sin poder tocar ni una baldosa, encontrándonos con cosas tan agradables como que se dé de baja el teléfono, a pesar de haber acordado que no se daría de baja, o una notificación de corte de la luz, ambas cosas, por que a pesar de haberse acordado que los recibos se le pagarían a la vendedora, la persona encargada de coordinar estos hechos, entendió otra cosa.
Y después de todo esto, nadie se siente ni con la profesionalidad, ni con la decencia, de pedirnos ni una disculpa, salvo en el caso ya comentado.
Yo trabajo cara al público, he trabajado muchos años cara al público y por cosas mucho más pequeñas, me he hartado de pedir disculpas, cada día tengo que hacerlo y doy la cara por las cagadas, que son muchas, de la empresa para la que trabajo, por que para el cliente, YO soy la empresa.
¿Porqué si yo soy mi empresa, ellos creen que no son la suya? a mi no me gusta pedir disculpas por algo en lo que yo, ni pincho ni corto, ni por que la empresa que me contrata, trabaje mal y sepa que los que lo pagamos somos los que estamos cara al cliente, día tras día y le importe un pito, pero lo hago por que considero que es mi trabajo y que la percepción del cliente es y debe ser, que yo soy la empresa cuando hablo con él.
La falta de profesionalidad en este tema me asquea y me cabrea, desde el empleado del banco tras la ventanilla que cuando te has quedado en bragas por una mala gestión de su entidad se encoje de hombros e incluso se enfada ante tu queja, a la cajera de supermercado que te atiende hablando con otra persona y ni te dice el total de la cuenta, incapaz de mirarte a la cara cuando le das el dinero y más me cabrea cuando yo, como clienta soporto lo que no le hago soportar a los clientes que tratan conmigo como profesional.
En un mundo donde cada día las grandes empresas son más grandes y dicen ser más fiables precisamente por eso, por ser tan grandes, precisamente, en ese mundo, los profesionales son sólo asalariados sin conciencia de lo que representan y de la responsabilidad que tienen; y estoy hasta las narices de ello.

4 comentarios:

Candela dijo...

Madremía, Ender, menuda historia de malas gestiones. Parece una pesadilla. Enhorabuena por haberlo conseguido por fin.

Ender dijo...

Muchas gracias Candela.
Lo malo demtodo esto, es que la cagan y la cagan y a todo el mundo le parece normal, no pasa nada!!! :S

Daisy dijo...

otiaaa!!! que bien se queda uno cuando se desahoga...:DDD

besucos

Ender dijo...

Hubiese preferido desahogarme de alguna otra manera XD

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.