True deception

viernes, 20 de noviembre de 2009

Confieso que yo soy una de esas personas a las que le chiflan los vampiros, en su formato librístico y en su formato peliculístico, para tormento de mi medio pomelo, todo hay que decirlo.
Aunque me considero una persona crítica en ambos géneros y no siempre fácil de contentar en cuanto a lectura y cine, con el género vampírico experiemto una especie de lerdismo agudo que hace que me trague casi cualquier cosa que cae en mis manos.
A veces es un poco vergonzoso reconocer que he visto tal o cual película (reconozco que con los libros soy más crítica y si es una castaña nisiquiera lo intento) y me sorprendo a mi misma viendo cosas infumables de argumentos inverosímiles, estúpidos y megaultrasuperidiotas; pero me gustan, mira, que le vamos a hacer.

El tema de los vampiros tiene muchos fans y no le faltan detractores, es un género considerado poco serio y trasnochado, un género de segunda vaya, lo que fomenta en cierto grado que cuelen ahí auténticos esperpentos vomitivos, con tal de que haya un poco de colmillos, sangre y sexo, por supuesto.
Pero de vez en cuando, pasan cosas maravillosas en el reino de los fans vampíricos, que nos devuelven la fe en el ser humano y nos restitutyen un poco la reputación; a veces sale un buen libro o una buena película, en su defecto serie y nos volvemos completamente locos de alegría y nos convertimos en superfans de ese libro, película o serie.
Y justo de eso quería yo hablar hoy, de la última "novedad" en el género que ha revolucionado primero el mundo editorial y segundo el mundo de las series televisivas que viven un estupendo momento creativo; True Blood.
Hace unos meses leí por ahí que estaban preparando una serie llamada así, que iba a ser un bombazo; la serie empezó a emitirse y un amigo fan vampírico también, me comentó que estaba completamente enganchado a la serie y que era simplemente maravillosa.
Yo, me engancho con una facilidad pasmosa a las series, a veces a series que ni me gustan al principio, con lo que refuerzo mi teoría de que da igual lo que me des, con tal de que repitas esa acción las suficientes veces que yo, seguro me engancho, cosas de la genética de la adicción, cachis en la mar, así que preferí esperar a que la serie estuviese completa, para así, poder darme un atracón en el muy previsible caso de que me enganchase a la misma.
Pero como el que es yonki, es yonki, de mientras y para abrir boca, decidí leerme los libros en los que se inspiraba tan prometedora serie, firmados por Charlaine Harris, de una saga de 9 libros de los cuales sólo 3 cuando empecé con ellos estaban en cristiano y aunque a día de hoy ya son 4 los traducidos para gozo y deleite nuestro.
La primera novela, Muerto hasta el anochecer, la leí bastante rápidamente.
Sin llegar a entusiasmarme las aventuras terrorífirománticas de la camarera telépata, he de reconocer que me divirtió mucho, me arrancaba carcajadas en el momento más inesperado y presentaba a una protagonista que a ratos me recordaba a mi misma, sobretodo en sus elucubraciones mentales y reacciones marcianas y no sé si eso es bueno o muy malo.
El libro parecía una curiosa mezcla entre la novela adolescente, la novela romántica y de amor y lujo y las novelas de vampiros con un tono erótico bastante subido, a veces, y otros cargados de mojigatería extrema, que tiene su complicación.
Como soy una yonki, me dije, vamos a por la segunda y me zampé El club de los muertos y aquí ya empecé a pillarle el truco a la cosa y he de reconocer que si la primera me pareció leíble, la segunda ya empezó a engancharme.
Con Vivir y morir en Dallas, me enganché del todo me la leí estando de viaje y confieso que para engañar la falta de tiempo para leer del viaje, me encerraba en el cuarto de baño con la excusa de hacer las cosas propias del cuarto de baño para calmar el mono absoluto que tenía, imaginad la disyuntiva, la maravillosa Mezquita de Córdoba o Sookie viviendo aventuras descabelladas.
Y para qué os voy a contar cuando volví y me enteré de que la cuarta novela estaba ya traducida, en cuanto acabé de leer los libros que tenía de la biblioteca, o sea, ayer, fui a comprármelo y ya tengo en mi casa Muerto para el mundo.
Justo al volver del viaje y ya de vacaciones, decidí que ya era hora de ver la serie, 12 capítulos que me iban a durar poco más de una semana y después la larga espera hasta otra temporada.
Así que bien acomodada en mi sofa, mantita en ristre y un buen cargamento de pipas, empecé a ver True Blood.
¡Ay!, que malo es crearse demasiadas expectativas, si es que siempre me pasa lo mismo, mira que me decían que la serie era mejor que los libros, que era genial, que pum, que pam...pero no, lo siento pero no.
Mis motivos;
1. Los libros tienen muchísimo sentido del humor, pero la serie es mucho más seria, casi trágica a veces.
2. Al omitir los pensamientos de Sookie, se pierde la parte más divertida del personaje, sus reacciones mentales a los pensamientos que oye, son hilarantes.
3. Lo siento pero Sookie es pava, tetuda, morenísima de piel y super rubia. Anna Paquin, es pava, eso sí, pero no es rubia y el tinte en las cejas le queda raro y de piel es más bien blanquita.
Con la de tetudas que habrá en Hollywood y si alguien me llega a decir un día que yo diría esto no me lo hubiese creído, pero sí, con la de tetudas que hay en Hollywood ¿no era posible elegir a otra actriz a la que no hubiese que disfrazar para asumir un físico que no tiene?
3. Sookie es pava, muy pava, super pava, pero en el libro es pava, dulce y vulnerable, en la serie raya la histeria en muchos momentos, cosa que no le hace ganar precisamente.
4. Pero ¿qué demonios le han hecho al pobre Bill en el pelo? ¿era necesario ponerle ese pedazo flequillo para tapar una calvicie inminente y planchárselo de tal manera que el pobre no se atreve a sonreír no fuese que se le fuese a desplanchar el pelo de golpe?
5. Eric, en el libro es un cabroncete adorable, pero en la serie da miedo, es algo inerte que terminará con un dolor en las cervicales terrible, por que no mueve el cuello nunca y va por el mundo mirando hacia abajo en un ángulo fijo invariable que más que un aspecto inquietante le da un aspecto raro.
Y no voy a entrar en los cambios sustanciales de personajes, situaciones y de más entre ambos formatos por qué lo de basado en ya sabemos como funciona.
La verdad es que la serie me ha resultado decepcionante sobretodo en su falta de humor, es lo que peor he llevado por que esa falta de humor modifica sensiblemente la imagen que dan de si mismos los personajes.
Cambios impagables son la presencia de Tara, que en los libros es un personaje muy secundario y no es la mejor amiga de Sookie y la estupidez extrema de Jason, que en el libro sin ser un genio es más bien simple, pero no rozando el retraso como en la serie, que dan mucho juego.
Al final, ha pasado lo de siempre, que leer el libro me ha despanzurrado la versión cinematográfica por que pienso que a lo mejor la serie me hubiese encantado de no haber leído los libros y eso me cabrea.
Sólo me queda desear que las siguientes temporadas, la trama sea tan diferente de los libros que no tenga con qué comparar.

Os dejo otras series de vampiros vistas por mi misma;
1-Dark Shadows
2-Blood ties
ni que decir que acabé terriblemente enganchada a ambas y los libros los en los que se basó Blood ties, los estoy leyendo ahora, así me libré de la decepción, seguro.

10 comentarios:

CHucky dijo...

¡Vaya, Ender! No sabía que tú también eras vampirófila. Yo, en concreto, soy Dracófilo; el resto... bueno, es que el tema de los vampiros me lo tomo muy en serio.

Oye... ¿tu lerdismo no te habrá hecho ver las de "crepusCULO" y la de "Luna nueva"? A mí mi lerdismo, no... pero la parienta, sí. Este finde. Sufrido que es uno.

Respecto a "True blood"... vi el primer capítulo y me dejó frío; me recordaba demasiado a lo de "crepusCULO": vampiros amigos de los humanos, una tonta que se enamora de un vampiro bueno... ufff.. qué tufillo. Y todo el mundo me dice que está muy bien, pero... no me pongo a ello.
No sabía que había libros, pero si la serie no me tira... no sé yo si los libros me gustarán. En cualquier caso lo tengo en cuenta (para cuando tenga tiempo de leer).

¿Has leído la cosa que ha escrito el tal Drake Stoker? Yo solo la sinopsis y un extracto; en cuanto saque un rato le pondré a parir en mi blog (sacrílego bastardo).

Y la de "Déjame entrar", ¿la viste? A mí me gustó mucho; es terrible, durísima (si se entiende como yo la entiendo). Pero, volvemos a lo de siempre... ¿desde cuando los vampiros salen ardiendo si les da la luz del sol?
En fin...

Ender dijo...

Sí CHucky, soy vampirófila, lo mismo me dijiste la última vez que lo supiste :P

Pues sí, vi la primera de Crepúsculo, la vi como podría haber visto cualquier peli, pero me gustó, nada que ver con los vampiros, pero me gustó aunque no soy fan.
La segunda la veré, pero no hay prisa.
Me han recomendado los libros, no sé si atreverme :S

Bueno True Blood es más cómica, Crepúsculo la veo más dramón y mucho más adolescente.
Si tienes intención de verla NO leas los libros, sino ya ves que pasa, hazlo al revés, anda :D
Oye, la serie no mata, pero se deja ver, que conste.

No, la cosa del descendiente de Stoker no la he leído pero se de que va, tú la has leído?
Espero tu comentario impacientemente :DDDDD

Déjame entra la he visto, hice una entrada y todo en el blog,
me gustó muchísimo la peli y el libro menos, pero no la considero una peli de vampiros, para mi es una cosa muy distinta.

CHucky dijo...

@Ender... no jodas... ¿ya lo habíamos hablado?

Oye... si Batman tenía a Robin... ¿cómo se llama el ayudante del Capitán Empanada? :D

No me puedo creer que te gustase la de crepusCULO... joder, otro mito que cae. Es una bazofia pasteloide, por Dios...
La segunda (Ñu Mún) es menos mala (desarrolla en algo su mitología vampírico-licantrópica)... pero sigue siendo una bazofia pasteloide. No te destripo nada, allá tú (si quieres ahorrarte unos duros, ya la he visto disponible en screener).

Yo empecé a leer el primer libro por aquello de que iba de vampiros; ni a la mitad llegué; se los regalé a mi prima.

A mí lo poco que vi de "True Blood" me recordó a crepusCULO... pero en adultos en lugar de en niñatos acomplejados. Me pareció lo mismo, pero más... ¿maduro? En fin.
Prometo darle otra oportunidad (a True Blood, digo).

Primero veo la serie y luego me leo los libros, ¿no? Y si después de verla no me gusta la serie... ¿me la juego con los libros?

La cosa del descendiente indirecto (coño: que es biznieto ¡de un primo!) jamás la leeré; por dios. El muy idiota dice que a su entender Drácula no está muerto porque no le mataron con una estaca de madera, y así aprovecha para resucitarlo y editar esta bazofia en la que Madam Harker no envejece (¿será vampira?), Van Helsing está relacionado con Jack el destripador, aparece la Condesa Báthory (¿otra vampira?) y Quincey Harker (el hijo de los Harker) se hace actor para trabajar con un transilvano rarito llamado Basarab... pero ¿¡qué idiota puede pergeñar semejante memez!?

¡Hereje!
¡Sacrílego!

"Oh, gran Tepes, ven y divídelos en dos grupos: los malvados y los ignorantes... y mátalos a todos" (algo así rezaba un antiguo poema rumano).

Ender dijo...

Pues sí, ya lo habíamos hablado :D

El ayudante de capitán Empanada es Super Kartón Woman.

Sobre lo del mito que cae no me preocupo, total, en una semana no te acordarás :P
Tranqui que no la vi en cine y la segunda tampoco la veré en cine.
A ver, la peli es lo que es, un producto orientado a un público muy concreto y no es para nada del género vampírico, pero como película que no tiene nada que ver con eso, tampoco es tan mala, un poco moña, pero he visto cosas peores, me pareció que podía ser mucho peor :D

Pues le das otra oportunidad y ya me contarás :D
Lo de los libros, pues ya veremos primero mírate la serie.

Joder, con semejante sinopsis, miedo tengo del librito Stockero, pero menudo batiburrillo, no? oye, tú has leído Orgullo y prejuicio y zombies? dicen que está arrasando, jajajajajaja.

Te veo muy fan de Drácula, eh....

CHucky dijo...

@Ender:

No, no: Super Cartón Woman es la secretaria de Capitán Empanada, que lo he visto en otra entrada (por cierto, no sabía que el Capitán era funcionario...).

Respecto a crepusCULO y demás, he de reconocer que los actores son buenos; sobre todo ella: o es la sosa patosa más grande del mundo o es una inmensa actriz.

Respecto a Ñú Mún... desde que la he visto llevo siempre un kleenex encima, que nunca sabes cuándo te va a hacer falta (a ver qué piensas, que te equivocas).

Sobre "Orgullo, perjuicio y zombies" no sé mucho; he visto la portada un par de veces y eso significa que es famosete. A mí el tema zombies me gusta, pero yo soy muy purista vampírico... creo que voy a pasar.

P.D: sí; muy fan de El Maestro...

Ender dijo...

Secretaria, ayudante, es lo mismo :D
Pues vamos a ver, si los super héros trabajan salvando a la ciudad no pueden ser otra cosa que funcionarios, no?

Yo creo que la muchacha es un poc así, no?
Lo del kleenex no lo he pillado :S

A mi el tema zombies no me gusta, pero aún y así acabo viendo todas las pelis, libros ya es otra cosa...

Oy, oy, oy, El maestro :D

CHucky dijo...

Jooo... pero si Capitán Empanada ya tiene un ayudante... ¿yo qué hago?

Lo del kleenex, cuando veas la peli :)

AU!

Ender dijo...

Pero es que quieres hacer algo? qué serías, el Grumete Torrijilla? :DDDD

Bueno, más que una ayudante Super Kartón Woman,a veces es una archivillana, jajajajajajaja

CHucky dijo...

@Ender: pues sí, la verdad es que pensaba ser apadrinado por el Capitán Empanada, porque yo también ando Torrijillo (y Torreznillo) :D

En fin... seguiremos trabajando en pos del mundo (de dominar el mundo; o, en su defecto, destruirlo).

Ender dijo...

No son la misma cosa, al fin y al cabo ;D

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.