La musiquita del viernes+ El cabreíto del viernes

viernes, 17 de septiembre de 2010

Váis a acabar pensando que me paso la vida reclamando, pero no es cierto.

La verdad es que debería reclamar más a menudo, pero la falta de tiempo, el hecho de creer que no va a servir de nada, o simplemente la pereza, hacen que reclame menos de lo que seguro muchos servicios se merecen.

Cuando vivía en el otro piso teníamos cerca un Mercadona, un supermercado que nos gusta mucho, la marca blanca es estupena, tienen mucha variedad de productos de marca blanca, no suelen haber colas, el trato de los empledos es bueno y son baratos.
Durante el tiempo que compramos allí, puede decirse que fuimos unos clientes satisfechos y felices.

Al mudarnos descubrimos con gran pesar que aquí no teníamos ningún Mercadona cerca, pero a cambio había un Caprabo y un Consum.

Hace unas semanas decidimos ir hasta un Mercadona que no está cerca, pero que hace envíos a domicilio a nuestro código postal y para allá que fuimos.

Nada más entrar preguntamos como se hacían los envíos, nos dijeron que cogíeramos las bolsas frigoríficas de la entrada y que fuéramos separando el congelado y la nevera.

Como era un lunes después de un festivo, estaba hasta la bandera, por que cuando hay un festivo en un fin de semana la gente reacciona como si se hubiese anunciado que llega la tercera guerra mundial y el siguiente día hábil arrasan en el supermercado, así que para empezar no habían carros de la compra; ni uno.
Empezamos de fábula.

Al final después de esperar un rato, nos dijeron dónde encontrar un carro de reposición y lo cogimos.
La compra fue un suplicio, lleno de gente hasta los topes, faltaba un montón de género, nervios...pero nosotros, con mucha paciencia y mucho tiempo, recorrimos todos los pasillos.

Cuando llegamos a la caja, empezamos a sacar las cosas, pero el cajero nos dijo que no, que sólo se sacaba lo que nos lleváramos y nos hacía un ticket aparte.
Toma nota de nuestros datos, se queda con los datos de la tarjeta de débito y nos dice que mañana pasarán a entregarnos la compra.
Los productos no pasan por la caja, así que yo dejo un carro lleno sin saber lo que cuesta, y ya me pasarán la tarjeta.
No me hace ninguna ilusión ninguna de las dos cosas, pero es tarde, estamos hasta los huevos de estar en el super y la gente de detrás de la cola nos mira mal, de hecho ya nos hemos enganchado con una clienta que va de lista y nos ha vacilado, a los dos, y mira tú por dónde, los dos tenemos la tarde de a mi no me vacilas.

A la mañana siguiente llega el respartidor en la franja horaria pactada, nada más llegar nos dice que lo siente, que han olvidado la bolsa de congelados, que nos deja la compra y vuelve con la bolsa de congelados en 15 minutos.
Bueno, no pasa nada, un error lo tiene cualquiera.

Miramos la compra y echo a faltar un par de cosas, y encuentro 5 productos que no son míos.
Empiezo a hacer memoria y al final se han dejado 6 cosas, a cambio me han traído 5 que no son mías.
Llega el repartidor, se lo explicamos y muy amablemente nos dice que nos abona lo que sobra, que él no puede hacer más y que llamemos a la tienda para lo que falta.

Pero que pasa, que me he cabreado, por que estoy hasta las narices de todo y de todos, de que nadie haga las cosas bien, de que como clienta me traten mal en casi todas partes y todas esas cosas que os voy contando de vez en cuando y me meto en la página de Mercadona, marco el 900 500 103 y digo,
-Quiero hacer una reclamación.
Por que sí, por que lo que yo quería era reclamar y no hablar con la tienda.

Total, que le he contado a la amable operadora lo que me había pasado, le he dicho que el hecho de dejar mi compra allí sin haberla pasado por caja no me inspiraba mucha confianza, pero visto lo visto, ahora menos y tal y cual y expongo mi queja cuan larga y extensa es.
Entonces ella me dice que esa es una de las opciones, pero que puedo pedir que me la pasen, pagarla e irme.
Primera noticia, se lo digo, le digo que de eso no me habían dicho nada, me dice que muy mal por no habérmelo dicho y que va a llamar a la tienda y va a reclamar lo que falta, y me pregunta que qué falta, se lo digo, lo anota, me dice que me llamará y que esta tarde me lo pasarán a entregar.

Pasan unos 5 minutos y llama, me dice que me va a llamar la responsable de la tienda, que me lo traerán, me pide disculpas, es una operadora empática, sabe ser amable, escuchar la queja, y finalmente me dice,
-De todas maneras indicarle que aunque le vayan a traer la compra, yo trasmito este incidente a quien tengo que trasmitirlo.
En mi pueblo, y soy de un pueblo acostumbrado a atender quejas de clientes, eso significa que le van a dar una colleja a la tienda.

1 minuto después me llama la responsable de la tienda, me pregunta que qué ha pasado, se le nota en la voz que le toca los huevos un rato todo el tema, le explico toooodooooo otra vez, no resoplo, no me impaciento, soy clara y concisa, expongo mi queja, he pagado por un servicio que no me habéis dado, bla, bla, bla, me dice que esas cosas no les pasan nunca, le digo que vale, pero que a mi me ha pasado, que es mi primera compra y que la imagen que me están dando no es muy buena que digamos, silencio glacial, me dice que habla habla con el repartidor y ahora me traen lo que falta.

Me vuelve a llamar y me confirma que me lo traen en un rato, no sé que ha hablado con el repartidor, pero ha pasado de notársele en la voz lo que le toca los huevos, a rozar la antipatía pura y dura, así se hace mujer, a un cliente enfadado se le habla así, que se te note lo mucho que te molesta todo lo que está pasando.
Disculpas, ninguna, empatía, cero, amabilidad, en el culo, ¿el culo?, de vacaciones, supongo.
Me toma nota de todo lo que falta, otra vez, ya se lo he dicho a la operadora, pero como sino lo hubiese hecho.

Al cabo de un rato, llega el repartidor, el mismo de antes, pero el de antes era amable y el de ahora no lo es.
Está mosqueado con nosotros por que hemos llamado al 900.
Nos dice que él nos ha dicho que llamáramos a la tienda para reclamar lo que falta, yo le digo que no sabía que hubiese diferencia entre el 900 y llamar a la tienda, pero claro, ya habíamos intuído que el 900 es un poco chungo y el muchacho lo confirma.
-Es que el 900 nos da unas ostias...
-Debe ser por eso que ha llamado la responsable con tanta alegría, se le notaba en la voz lo contenta que estaba- le contesto.
Le iba a decir que he llamado al 900 por que quería poner una queja, pero no se lo he dicho, por que la verdad, es que yo llamo dónde me sale de las narices que para eso ellos mismos ponen a mi servicio ese recurso, ¿no?
Total, estaba cabreado y pa qué encabronarlo más.

Cuando ha cerrado la puerta hemos repasado la minicompra perdida y resulta que se habían dejado una cosa y otra estaba mal.
Para eso he hablado yo con la responsable directamente, para que tomara nota mal de las cosas que le digo, por que vamos, si te digo 2 paquetes de gelatina sin azúcar de 6 unidades, ¿tú que entiendes?, pues que quieres una, por que 2 son 12 y una son 6 y yo te pido 12 pero tú me pones 6.
Y yo te digo que un paquete de queso azul de 250gr, y tú me dices que sí la cuña y yo te digo que sí, pero tú me pones una cuña de 100gr, por que total, de 100 a 250 sólo van 150gr, ¿no?
Y tú me preguntas que si las alitas que faltan son de las de pico y yo te digo que eso que es, por que yo formación de carnicera no tengo ni creo que la necesite para elegir una bandeja de una nevera frigorífica, pero vamos, que sí debe hacer falta por como me ha contestado y eso que le he dicho que yo no sé que entienden ellos por pico, o sea, que es obvio que mi oficio no es carnicera, aunque por el tono empleado ella crea que sí tengo que saber cual es la diferencia entre el pico y el resto de cortes.

El caso es que el muchacho ya estaba metido en el ascensor, le digo al medio po que la culpa es mía por fiarme que lo tendría que haber abierto antes, con él delante, pero que bajo a buscarlo, pero el medio po me dice que da igual, que total le ha devuelto el cambio tan mal que ya queda compensado, que el envío nos ha salido casi gratis.

Entonces le he dicho al medio po que iba a llamar otra vez al 900 para quejarme del cabreo de la responsable, de que me hayan traído mal lo que faltaba, del cabreo del repartidor, pero el medio po me ha dicho que no, que no tiene ganas de verle otra vez la cara al repartidor cabreado trayendo la gelatina que falta y la cuña y llevándose la cuña equivocada y yo le he dicho que sí, que sí llamaba y él que no, que no llamase, que daba lo mismo.

Así que he pensado que bueno, que os lo cuento a vosotros y aunque no les caiga la otra colleja que se merecen, al menos me desahogo un rato.

La música no tiene nada que ver con la entrada, es la que tocaba para este viernes.

The velvet underground- Venus In Furs



10 comentarios:

nee* dijo...

Yo tengo un mercadona a 3 minutos andando y acabé harta, es verdad que tienen mucha variedad de marca blanca, pero si quieres algo concreto que no sea de su marca lo llevas claro. Además es un supermecado pequeñito y siempre hay colas.
Al final he optado por irme a caprabo, está un poco más lejos pero siempre encuentro lo que quiero y hay más cajeras, por lo cual no se forman tantas colas.
Por experiencia, de momento el único supermercado que me ha traído la compra a casa y estaba todo correcto es El Corte Inglés, Carrefour tampoco lo hace mal, pero tardan más en traértela.

Besos!!

mariajesusparadela dijo...

Pues, si tu quieres yo llamo a ese 900 y le doy la dirección de tu blog, para que sepan hasta donde llegan las noticias de los errores.

Ender dijo...

nee, pero lo de las marcas no es de siempre, es de ahora.
Tengo una amiga que ha currado allí un tiempo y me lo contaba, que para hacer frente a la crisis la decisión maestra que habían tomado era quitar todas las marcas menos la propia y alguna más y doy fe que después de mucho tiempo de no ir a comprar, lo notamos el otro día.

Yo sólo he probado en este y en Hipercor, y bueno, en Hipercor la compra me la trajeron de coña, pero a la cajera le hubiese metido dos ostias y a la responsable de reparto, una, así que....

María Jesús, no va a hacer falta, me voy a quejar yo misma, le dije al medio pomelo que vale, que me quejo pero no hace falta que me traigan nada, así no le vemos la cara a nadie, jajajajajajajaja

emejota dijo...

Suelen ocurrir estas cosas en zonas con gran densidad de población, las personas parece que nos alienamos. Mi Mercadona y demás supermercados estan en pueblitos y esos verdaderamente funcionan, todos. Ya te digo, es lo que arrastra la superpoblación. Por cosas como esta y muchas mas me tuve que largar. Un abrazo.

Ender dijo...

emejota, yo más que alienarse lo que creo es que la gente se asalvaja :DDDDD

almalaire dijo...

"Disculpas, ninguna, empatía, cero, amabilidad, en el culo, ¿el culo?, de vacaciones, supongo"

He llegado hasta tu blog por un comentario tuyo que leí en Paradela y me encantó...Me alegro todavía más de haber venido. Un saludo

Ender dijo...

Sé muy bienvenida Almalaire :D

larous dijo...

¡Vaya! Yo ha bia decidido la semana pasada, dejar a un lado las compras en el día y comprar algunas cosas en el Mercadona....pero veo que tendre que volver al Gadis (que sí tienen otras marcas aparte de la suya, afortunadamente) y comprar cosas puntuales en Mercadona y Día.

Yo nunca he pedido que me lleven la compra a casa....jejejeje la próxima vez lo hago, solo por ver que tal el servicio (sin ascensor, con unas escaleras que dan miedo).

diego dijo...

Yo me declaro mercadoniano, aunque como Larous jamás he pedido que me lleven la compra a casa (mis compras suelen caber en una sola bolsa) Pero como dice emejota "mi" mercadona está en un pueblo pequeño y eso creo que mejora la relación con el cliente. Pero me apunto lo que comentas, y ne parece muy bien que seas tan "quejica" :) Si todos fuéramos como tú desaparecerían esas chapuzas y faltas de seriedad.

Ender dijo...

Larous igual en el tuyo no ha acabado con todas las marcas, quien sabe ;D

Uf, si tienes escaleras jodidas ya sabes que los repartidores te van a odiar durante días, no?

Diego, o se colapsaría el sistema, jajajajajaja

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.