Adicta

miércoles, 1 de septiembre de 2010

He de reconocerlo, yo no estaba preparada, toda la vida practicando la disciplina del recogedor, y de repente, el dinero y el espacio, sobretodo el espacio, para que negarlo, me han abocado a un frenesí tecnológico que me tiene enganchada, obsesionada y me desvela por las noches.

Desde hace unas semanas, tengo lavavajillas y aunque sé que esto va a ser mi perdición y que fijo me desforja el carácter en un mes, he de confesar que este electrodoméstico gobierna mi vida completamente desde que llegó, tan cuadradito, tan metalizado, tan funcional, tan limpito, tan...y es que tras las puñeteras obras, para quitar las toneladas de polvo de los enseres de cocina hemos estado varios días haciendo tres lavavajillas por día.

Y vosotros diréis,
-Ah, pues muy bien, ¿y?
Y yo os contesto,¿cómo que y?, ¿cómo que y?
Que me he tirado una semana poniendo tres lavavajillas por día y ha llegado el momento en que ya no tenemos más cosas que lavar que las que vamos ensuciando, y de repente mi vida ha perdido sentido, ya no tengo anhelo por llegar a mi casa y apretar ese botoncito que hace ese precioso piiiiiiiiii, ya no me espera un montón de vajilla vaporizada y humeante al abrir la puerta cual Lluvia de estrellas, ya no oigo ese ronroneo durante horas que era como música celestial, estoy tan desesperada que me he planteado seriamente ir a pedirles los platos sucios a los vecinos.

Estoy destrozada...

11 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Buenísimo, Ender.

Tantaria dijo...

Siempre puedes lavar otra vez lo limpio, o meter dentro otras cosas como los cuadros :-P

Candela dijo...

jajajaja, adicta al lavavajillas jajajajajjajajaja, buenísimo

Chelo dijo...

jajaja, es una adicción bastante sana, poco ecológica, pero sana ;-)
beso!

Isa dijo...

:-D qué bueno!
a mí me pasó lo mismo con la lavadora-secadora... de hecho, aun hay veces que abro los cajones en busca de prendas con las que completar la colada para regalarme un par de horas de lavado, centrifugado y secado listo para planchar! por aquí hay un listo que me llama lavadoretti...

iolanda dijo...

jajajajaja, muy bueno ender, pero niña ¡no me lo puedo creer! yo odio el lavavajillas,aaaaahhgggg sobre todo recolocar la vajilla una vez limpia, me supera, tanto tanto que se lo encargo a los chicos como tarea cotidiana y me libro :)

lavodoretti, ains, eso es otra cosa, reconozco que tengo debilidad por el olor del suavizante, el que se da en los armarios de la ropa de casa, y mi sueño es una habitación específica para la colada, plancha ropa de casa... tooodo superordenaditoo.
pero que plasta que soy siempre con mis comentarios leñe. sorry

saluditos

angelito dijo...

Tengo una idea Ender: vente pa mi casa con el lavavajillas y empieza a lavar por donde quieras :D

¿Vienes????

Lourdes dijo...

:DDD

:****

chris dijo...

ya sabes, una adicción se cura con otra. Por qué no pruebas a comprar una lavadora-secadora? Deja que las toallas recién lavadas las seque y cuando las saques calientes y más mullidas que nunca verás como te pasas las horas duchándote sólo para ensuciarlas jajaja!!

PD Me imagino la secuencia... Hola, soy Ender y soy adicta al lavaplatos. hola Ender, Te queremos Ender, A nosotros nos pasa lo mismo... jajajajajaja

Juan Luis T. dijo...

Pues vaya adicción extraña la tuya. En fin para gustos colores. Yo tengo un vecino que es adicto al taladro, casi todos los fines de semana, le dedica algo de tiempo al aparato de hacer agujeros. O tiene la casa como un museo o como un queso gruyere.

Ender dijo...

Me alegra que te haya gustado María Jesús :D

Tantaria, los cuadros no que seguro que encojen, pero he visto otras cosas que sí puedo meter y que nada tienen que ver con la cocina :DDDD

Candela, encima soy una adicta primeriza :D

Chelo no me digas eso, que me han dicho que ahorran más agua que si lavas tú y quiero creerles, mujer.

Isa, veo que me entiendes, jajajajajaja

Iolanda, a mi lo de colocar lo limpio en su sitio tampoco me gusta, he de confesarlo, pero viene en el lote.
Pero que vas a ser plasta tú!!!!!

Angelito, no sé, me parece que me quieres engañar, jajajajajajajajaja, no, no voy, lo he decidido, que el lavavajillas pesa mucho ;P

Lur, ******


Chris, es que tengo una terraza mu grande y tener una secadora con tanto espacio para tender es un poco inmoral, jajajajajaja.
Además, tender la ropa me relaja, recojerla ya no, doblarla menos y guardarla tampoco :D

JL, tu vecino no es adicto, lo que es es un cabrón, mira que eso jode!!!!!!

8 de septiembre de 2010 17:50

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.