El valor de las cosas

lunes, 4 de octubre de 2010

Hace algunas semanas, hablábamos de la pobreza, aquí.

Algunas de vuestras aportaciones me hicieron pensar que tal vez mi baremo de necesidades básicas estaba algo oxidado y he estado reflexionando sobre ello.

Yo fui educada por padres de la posguerra, que habían crecido con muchas carencias y valorando muy mucho cada duro que tenían.
Nunca se compraban cosas superfluas a no ser que se tuvieran las necesidades básicas cubiertas primero.

Yo me independicé pronto, con 20 años vivía en un piso compartido junto a mi pareja.
Sé bastante bien lo que es pasar estrecheces económicas, por que yo no me fui con un piso montado ni nada de eso.

Trabajamos duro y poco a poco fuimos prosperando, primero un piso de alquiler para nosotros solos, luego uno de compra barato cuando la gente se metía en hipotecas 3 veces más grandes que la nuestra y finalmente, gracias a nuestro esfuerzo, un piso con terraza que no ha salido nada caro.

Nuestra economía se basa en un principio fundamental, primero lo necesario y si sobra, lo demás.
Pero, ¿qué es necesario?

Veamos, pagar la hipoteca, y los recibos es necesario.
La comida y productos de higiene son necesarios.
Dinero para medicamentos por si nos ponemos malos.
¿Que más es necesario?

Lo primero que quitaría para ahorrar, es internet, con todo el dolor de mi corazón, pero es obvio que con internet no como, no pago recibos y no me curo, por lo tanto, es algo superfluo.
Lo siguiente, sería el móvil, es jodido, pero las cabinas existen y se puede llamar desde ellas, además, hace años inventaron unas tarjetas muy majas que te ahorran tener que ir con monedas.
Evidentemente, primero habría tratado de ahorrar en cosas necesarias, como la comida, o sea, comprar más barato y dejar de comprar caprichos.

Así que no, para mi el móvil no es algo prioritario o necesario.
Es algo muy cómodo, eso sí.
Mis móviles me cuestan muy poco, los canjeo por puntos, me cuesta lo mío por que no suelo tener muchos ya que no llamo mucho, si no los puedo canjear por la totalidad de puntos, me gasto 30€ máximo; para mi es lo que vale un móvil, por que necesito poder llamar, que me llamen y enviar sms, pero nada más.

Yo sé que mi modo de ver las cosas es un poco diferente de lo que abunda hoy en día, pero cuando veo a algunos de mis vecinos, que viven 7 en el mismo piso compartido, con trabajos precarios y pagando alquileres abusivos, pero que sin embargo tienen móviles siempre a la última moda, o que llevan ropa de marca carísima, me pregunto:
¿Cual es el valor de las cosas?

17 comentarios:

Candela dijo...

Estoy de acuerdo en tus prioridades y en lo que consideras básico y prescindible. El móvil es algo de lo que no querría prescindir, de Internet me costaría mucho, pero ambas cosas las dejaría si fuera necesario para tener lo elemental.

Chelo dijo...

Hola Ender, has expresado muy bien
un mal que yo también observo cada vez más en nustra sociedad, gente que casi no tiene para comer pero Internet y móvil que no falte.

Yo nunca he entendido la necesidad de vivir al día por darse caprichos, la verdad yo no podría, y por desgracia veo mucha gente que se gasta el sueldo el alquileres por encima de sus posibilidades o vacaciones de lujo cuando luego las pasa putas para comprar los libros del cole. Yo creo que es un tema de mentalidad, yo me independicé economicamente de mis padres llendome con mi novio a un piso de alquieler de 34 metros cuadrados y ahí estuvimos dos años, ahora los jovenes parece que necesitan urbanización con piscina y plaza de garaje para marcharse de casa... como dices ¿qué prioridades tiene esta sociedad?

Hawai dijo...

Ender, sólo compré mi primer móvil, el resto, como tú, a través del programa de puntos. No lo uso para nada más que para recibir llamadas, y para llamar. Ni siquiera me gustan los sms, porque me pone de los nervios tardar tanto en escribirlos, acostumbrada como estoy al teclado con diez dedos ;).

No tengo teléfono fijo, sólo el acceso a internet.



Ender, para independizarte, lo básico es tener trabajo estable, y para mí es ahí donde está el gran problema de mucha gente joven. No se puede juzgar sólo por apariencias, no es que la gente no se quiera independizar, es que no puede, porque quizás dentro de seis meses vuelve a estar con el problema del trabajo. Con lo que ganan, se pueden pagar sus gastos, quizás comprar un coche para ir a trabajar y no tener que usar el de la madre o el del padre, pero, para la independencia se necesita estabilidad o apoyo.

Conozco hombres jóvenes recién divorciados a los que no les ha quedado otro remedio que volver a casa de sus padres porque no se pueden permitir el lujo de pagar la pensión de los niños, la hipoteca del piso que compraron con su mujer y, a mayores, alquilar un piso.

Y conozco bastantes casos de parejas jóvenes que se pueden independizar porque los padres los apoyan, pasándoles algo de dinero, o estando ahí por si lo necesitan.

No sé, a mí no me gusta juzgar. Cada quien sabe de su vida y sus circunstancias.

Bicos, wapa :).

emejota dijo...

Ya veo, Ender, cuanto tenemos en comun a pesar de la diferencia generacional. Esta claro que te voy a pedir que me adoptes como -familia blogueril-. Por cierto, publique tu meme. Tarde un poquito por motivos diversos, pero lo hice en cuanto encontre el hueco. Un fuerte abrazo.

Ignacio dijo...

"¿Cual es el valor de las cosas?"

El valor de una cosa es el que cada uno le demos, porque una cosa es el valor de algo y otra su coste monetario.

nee* dijo...

El valor de las cosas es realmente único para cada persona, cada persona tiene unas necesidades y deseos diferentes, lo que hace que le de valor a unas cosas o a otras, hay productos que deberíamos valorar todos por igual, como la comida y el agua por ejemplo, pero me huelo que por ahí hay más de uno comiendo a base de patatas para poder pagar el coche.
Qué necesitamos para vivir? Tendrías tantas respuestas como personas distintas hay.
Un fumador te dirá que necesita el tabaco, mientras para muchos otros esto tiene una importancia nula.
No se, es un tema que da para mucho, se me ocurren infinidad de ejemplos.

Besos!!

mariajesusparadela dijo...

Coincidimos.
PERO HAY MUCHA GENTE QUE PREFIERE "PRESUMIR" DE MOVIL Y TOMAR COMIDA BASURA...

chris dijo...

Ender, estoy totalmente de acuerdo contigo. Precisamente yo hablaba en un post de gente que se gasta todo lo que tiene al cabo del mes para llevar el móvil último modelo y unos vaqueros supermegafashion nuevos

Y luego no se pueden ni ir de vacaciones.... En fin, qué tristeza de sociedad consumista.

Ender dijo...

Candela, a mi lo de internet me costaría mucho, pero me gusta más comer que navegar :D

Chelo, estoy de acuerdo contigo.

Haw, cuando yo me independicé, mi generación creía que era supercomplicado conseguirlo.
El caso es que en aquel entonces era fácil comparado con ahora, y había infinidad de gente en casa de papi y mami.
Yo me fui currando en negro los dos, sin contrato y estudiando, sé que eso es un extremo, pero para mi el otro extremo es querer irte de casa con un super piso con todo lo imaginable.

Para mi hay una cosa clara en todo esto; que mucha gente no necesita la independencia y que vive bien en casa de sus padres, por que ya te digo que yo me hubiese ido hasta bajo un puente.

Hoy en día la cosa está complicadísima, pero tal y como van las cosas, igual dentro de 5 años está mucho peor, así que igual habrá que aprovechar ahora :DDDDDD

Por descontado que cada cual conoce sus circunstancias y yo no pretendo juzgar a los demás, pero no puedo dejar de sosrprenderme de la cantidad de gente que valora tanto lo superfluo, según mi punto de vista, sobre lo necesario según mi punto de vista también, claro ;D

Ender dijo...

Emejota, ya tengo una abuela bloguera, el resto de parentéscos están vacantes, elige :DDDDD

Ignacio, no me digas? ;P

Pues nee*, para vivir me temo que hay cosas que no necesitamos, no como necesidad impepinable, al menos.
Puede que la deseemos, que la queramos, que sea muy importante para nosotros, pero necesitar necesitamos comer, dormir, beber...
Cuando lo primero no está cubierto, el resto debería ser secundario.

María Jesús, pues mira que comparar un móvil con un jamoncito de bellota, mmmm, lo que se pierden :D

Chris, pues eso, justo eso es a lo que me refiero.

Ignacio dijo...

No haber preguntado. :P

Si preguntas en general, tengo que responder en general, si me preguntas por el valor de algo concreto, te contesto con más concrección.

Ender dijo...

Pues dime que es para ti lo indispensable y que lo superfluo ;P

Ignacio dijo...

Lo indispensable...para qué? para sobrevivir, para vivir malamente, para vivir bien?... Sigue siendo una pregunta muy poco concreta. ;P
Por ejemplo, para sobrevivir sólo me parece indispensable algo de comida; poco más te puedes costear con un euro al día, que es con lo que vive mucha gente (unos 1000 millones).

Hawai dijo...

Ender, el otro día me acordé de tu blog, porque decían en la radio que hay un estudio reciente de Cáritas donde alertan sobre el nivel de empobrecimiento de los jóvenes españoles. Entre los nuevos perfiles de gente a la que ayudan están familias de jóvenes con niños pequeños. No especificaron más, pero me da la impresión de que son los típicos casos de gente casada hace menos de diez años, con las hipotecas a cuestas, que han perdido el trabajo y que carecen del colchón familiar de ayuda. Es un hecho social que está ahí. Mientras no mejore el mercado de trabajo, no le veo solución, la verdad.

También es cierto lo que comentas, puede haber casos de jóvenes que están contentos en su entorno familiar y no se independizan hasta que se van a vivir en pareja, porque no sienten la necesidad de esa independencia. Pero, no creo que sean la mayoría, y muchos de los que lo hacen es por ahorrar.
A todos nos hace ilusión, llegado un momento, el trabajar, ganar nuestro dinero, comprarnos el piso,...si la escasez de trabajo trunca esas ilusiones básicas de la vida, no deja de ser una auténtica pena y un gran fallo social.

Una vez que está cubierta la subsistencia (mantener vivienda, comer, ropa), cada quien es libre de gastar su dinero en lo que más lo disfrute. Para mí puede ser gratificante comprarme 200 euros de libros, y para otra persona, irse a ver un partido de fútbol. En la vida hay que tener ilusiones y tratar de disfrutar.

;)

Ender dijo...

Ignacio, a mi no me parece que al menos en mi ciudad se pueda sobrevivir con 1€ al día.

Me refería a que es lo indispensable para sobrevivir.

Hawai, es que sobre ese tema se podría hablar largo y tendido, por que vamos, yo entiendo que la inmobiliaria, el banco y las finacieras quieran que gastes mucho, pero en última instancia está tu sentido común y tu responsabilidad, y tener hipotecas de 1500€ o más y visas y no sé cuantas cosas más, con trabajos no muy estables, puede tener un desenlace muy malo.

Parece que sea culpa de todos menos de uno mismo la locura inmobiliaria que le dió a la gente, que no veían que eso era insostenible?????????

Creo que son dos cosas distintas, quedarse sin trabajo es una cabronada, pero quedarse sin cuando has vivido muy por encima de tus posibilidades es una catástrofe.

Yo creo que hay que asumir que al independizarte deberás sacrificar algunas o muchas cosas, según el caso y lo que veo es que la gente, en casa de sus padres tiene muchos privilegios que no están dispuestos a perder, por lo que la independencia se va quedando para más tarde.
Si además la situación social no ayuda, pues eso, en casa pa siempre.

Sí, una vez cubierta la subsistencia, pero precisamente de lo que yo hablaba en esta entrada, es de la gente que no la tiene y gasta en cosas que son mucho menos importantes, por que por mucho que la música, el cine o la literatura nutra el alma, al menos nuestro cuerpo físico, tiene otras prioridades, y no son ir en chandal nike, ya te lo digo yo XD

Hawai dijo...

Ender, es que no sólo hubo furor inmobiliario, sino de gasto en general. A la gente todo le parecía poco: pisos, coches, viajes, ropa, salidas....No es la primera vez que pasa y la explicación es, grosso modo, que la gente no percibe la realidad real, sino una cortina de humo, una burbuja: le atribuyen un valor a sus activos mucho mayor del que tienen objetivamente. Es decir, gastan, porque realmente piensan que tienen nivel de vida para ese gasto.
El mejor ejemplo de esa cortina de humo lo tienes en el tema de la bolsa: miles de familias invirtiendo sus ahorros en bolsa, cuando la bolsa para nada está diseñada con ese fin.
Las entidades financieras han tenido mucha culpa del acúmulo de deuda hipotecaria, porque era su responsabilidad no haber dado muchos de los créditos de riesgo que han dado, y que ahora estamos pagando entre todos.

En cuanto a la capacidad de sacrificio, cada uno tenemos un umbral diferente. A mí no me costó trabajo, porque ya era muy independiente: limpiaba, preparaba mi ropa, cocinaba, gestionaba mi dinero. No porque nadie me lo exigiera, sino porque yo he visto, desde que tengo uso de razón, que en mi casa éramos sólo tres personas, y sentía que era fundamental para mí el ser autosuficiente cuanto antes, porque yo no tenía hermanos en los que apoyarme, ni nadie que jamás me haya sacado las castañas del fuego. Ni siquiera tenía a alguien con quien discutir jajaja.

Pero hay gente que no es así, le cuesta, depende de otros en el seno familiar, para tareas y también afectivamente. Eso lo veo en la familia de mi padre, que son muchos hermanos, y puedes observar que los tres pequeños son mucho más apegados que el resto. Mi tía la pequeña se fue de casa de mi abuela cuando se casó, con creo que 32 años, y llevaba trabajando un montón de años, desde antes de terminar las carreras, ya daba clases en casa, era monitora en campamentos. En fin, era super activa, pero muy apegada a su madre y a todos sus hermanos.

Bicos, wapa ;).

Ignacio dijo...

Ender, lo indispensable para sobrevivir es igual en todas partes, ya sea en Barcelona o en Kinshasa.

http://es.wikipedia.org/wiki/Archivo:Percentage_population_living_on_less_than_1_dollar_day_2007-2008.png

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.